Como hacer pintura al huevo

Pintura al huevo.
La yema de huevo es la fórmula clásica.
utilizada para la pintura a la tempera, la cual es la más duradera, casi a prueba de agua, y produce un efecto de un delicado brillo. El color de la yema del huevo no altera la mezcla, pero una vez hecha ha de ser utilizada en el momento, por lo que sólo debes preparar la que necesites para utilizar de inmediato.
Para preparar la pintura con la que hemos dado color al porta-velas hemos utilizado dos yemas de huevo, suficientes para fabricar varias tonalidades. Presta atención a los siguientes pasos. Separa la yema del huevo y colócala en un plato. Con un pincel blando, mezcla un poco de pigmento con la yema y unas gotas de agua. La cantidad de agua que utilices determinará el grosor o la transparencia de la pintura. Cuando hayas mezclado la
cantidad de color deseada, añade un poco más de agua hasta que la mezcla adquiera la consistencia adecuada para comenzar a pintar. No olvides que debes utilizarla inmediatamente porque se trata de una pintura perecedera. Las ventajas de este y los otros tipos de pintura que te indicamos más arriba estriban en que puedes conseguir unos colores originales y exclusivos; necesitas tan pocas cosas que te puedes poner a pintar el dta que te levantes inspirada y, además, resultan muy económicas para el bolsillo. ¿Qué más se puede pedir?

Etiquetas: ,

Deja un comentario