Bricolaje para niños

Los niños y el bricolaje.
Cada vez que nos ponemos a realizar un trabajo en casa, sin que nadie los convoque aparecen los niños ofreciendo sus servicios. Los argumentos para el rechazo son casi siempre los mismos: que no saben, que no pueden, que se ensuciarán. Y lodos son verdaderos casi siempre. El que se quede con la valide/ de estos argumentos logrará a la larga tener un chico retraído, no partícipe en las tareas hogareñas, desconocedor de técnicas elementales para solucionar cualquier emergencia doméstica y al que se le aplicará el dicho de «no sabe clavar un clavo». Al no sabe, hay que oponer un: decidido, es hora de que vayas aprendiendo!!
Al no puede, habrá que asignarle tareas donde llegue su esfuerzo. Y al se ensuciará, se lo combate con un simple delantal o ropita en desuso. Si superamos esto, veremos en corto plazo algunos resultados más allá del simple aprendizaje de una técnica. Por ejemplo: mayor participación en los problemas de la casa, incremento del sentido de la responsabilidad, atenuación de hábitos sedentarios como pasarse las horas frente al televisor. Hasta el carácter sufrirá modificaciones: el niño se alegrará cuando vea el trabajo terminado y padres orgullosos lo comenten con vecinos y parientes.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.