Focos halogenos

OTROS MODELOS DE HALÓGENAS.
Desde luego que el calor que desprenden es su principal inconveniente si tienen que estar colocadas en una zona muy cercana a un lugar de reposo o trabajo. Pero su luz más brillante y la posibilidad de roscarlas en cualquier portalámparas tradicional, las hacen tentadoras. Y sobre todo, por la durabilidad.
Las dos lámparas primeras son de doble envoltura, baja potencia y llevan un quemador halógeno con un filamento de tungsteno y fusible interno de protección. A diferencia de las lámparas halógenas comunes, éstas pueden ser manipuladas con las manos desnudas debido a su doble envoltura y se pueden hacer funcionar en cualquier posición. Reemplazan con ventaja (hasta el 25 % más de luz, a igual consumo) a las lámparas incandescentes comunes y tienen una vida útil, sin ennegreci-miento, superior a las 2.000 hs.
Las dos siguientes de la misma foto pertenecen a la línea PAR. También son halógenas de tecnología avanzada. Su casquillo E 27 permite roscarlas en los portalámparas convencionales. Al venir po-vistas de un reflector son ideales para iluminación general y decorativa.
Las lámparas PAR traen un vidrio frontal que actúa de protección contra golpes, polvo y suciedad que pudiera modificar el flujo luminoso. Esta cubierta del frente puede ser facetada en el tipo Flood y se obtiene así una dispersión de haz de luz. Por el contrario, en el tipo Spot, la cubierta es de vidrio liso y se logra un haz más concentrado que permite iluminar objetos o detalles en particular. Potencias comunes de las lámparas PAR van de 40 a 100 Watios.
Abajo: Corte de una Halógena PAR 30 L de Philips.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.