Cortinas forradas

También en este caso hay que evitar los tejidos compactos o muy aprestados. Se intentará lograr el arrugado en un plisado regular de las caídas laterales.
No hay que olvidarse de pasar el aspirador de manera regular sobre las cortinas, tanto en las partes lisas como dentro de los pliegues, ya que el polvo y la suciedad tienen tendencia a acumularse alrededor de las ventanas.
Las cortinas forradas no solamente caerán con más gracia sino que durarán mucho más tiempo. El tejido más modesto adquirirá con el forrado un aspecto opulento y llenará mucho más, como si se tratase de unas cortinas de tela de gran calidad.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.