Consejos para construir un muro de ladrillos

Aparejo a la inglesa. Es el más común para la construcción de paredes de doble espesor o muros (es decir cuyo espesor corresponde a la longitud de un ladrillo). Es naturalmente un aparejo muy sólido y se utiliza cuando se deben soportar cargas muy fuertes, por ejemplo en la construcción de^ basamentos y trampillas. Cada metro cuadrado necesita por lo menos un centenar de ladrillos. En esta clase de aparejo los ladrillos a soga se van alternando con otros dispuestos a tizón.

Dado que los ladrillos se superponen con un escalonamiento de un cuarto de su longitud (unos 55 mm) hay que procurar conservar el alineado de las juntas en hiladas alternas, pues de lo contrario el aparejo iría desvirtuándose poco a poco y las juntas acabarían coincidiendo entre sí.
Para acabar la hilada se dispone medio ladrillo al lado del tizón angular, es decir el ladrillo a tizón de cara al exterior del muro, quedando por lo tanto a soga en la otra cara del ángulo (fig. B).

Aparejo gótico (llamado también aparejo flamenco). Esta disposición corresponde también a la formación de un muro a base de doble anchura de ladrillo. Lleva una gran cantidad de juntas, por lo que no ofrece tanta estabilidad como el inglés; se utiliza principalmente para cumplir ciertos objetivos decorativos en fachadas a las que se quiera dar vivacidad.
La alternancia de ladrillos a soga y a tizón en una misma hilada constituye la característica esencial del aparejo gótico; ésta resulta más evidente cuando se utilizan ladrillos de dos o más tonalidades.
Con este sistema se puede utilizar otro recurso: colocar los ladrillos formando salientes o bien entrantes respecto al plano general de la fábrica.
Son aparejos de delicada realización, en los que se tienen que cuidar atentamente las alternancias de los ladrillos para no perder la regularidad establecida.

Variante de aparejo inglés. Es menos resistente que el descrito anteriormente y menos utilizado. Comprende dos recubrimientos diferentes: uno de medio y otro de un cuarto. Este aparejo combina 3 ó 5 hiladas a soga con una de tizón. Una mitad longitudinal se acopla al tizón del ángulo en la hilada hecha a soga (fig. D).

Variante de aparejo gótico. Disposición muy complicada, usada solamente para fines decorativos: en una misma hilada se alternan 3 ó 5 ladrillos a soga con uno a tizón (fig. E). Se debe procurar que los ladrillos a tizón queden dentro de lo posible en el centro de los colocados a soga en la hilada inferior o superior.

Aparejo calado. Aparejo puramente decorativo. Está formado por ladrillos dispuestos a soga separados entre sí un cuarto de su longitud (fig. F). Se disminuyen los calados de los ángulos para mantener la regularidad. La hilada superior puede estar formada por ladrillos a soga unidos entre sí o bien con unas tablillas formando un sombrerete.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.