Aditivos para un mortero

Aditivos.
A veces se añaden a un mortero ciertos aditivos para facilitar la colocación de los ladrillos y para poder actuar en tiempos muy extremados de frío o de calor. Estos aditivos proporcionan aireación o mayor viscosidad a la mezcla, lográndose así una mejor repartición del agua por toda la mezcla. Resultan morteros más maleables y más manipula-bles.
Los detergentes usados para lavar la vajilla serán buenos aditivos para construcciones sencillas.

Implantación y referencias
Suponiendo que los cimientos hayan sido correctamente implantados (como ya se describió) hay que tomar las referencias para el trabajo antes de empezar la construcción:
• Se hunden en el suelo estacas o jalones, uno en cada extremo de la obra y se establece un tendel entre ambos a lo largo de los dos lados del ángulo a construir.
• Se comprueba el ángulo empleando una escuadra de albañil o bien aplicando el método 3-4-5.
• Se extiende una banda de mortero húmedo de unos 60 cm a partir del extremo.
• Se mantiene el nivel verticalmente contra el cordel sin apoyar encima y se marca un trazo con la punta de la paleta en el punto en donde el nivel toca el mortero. Esta referencia debe hallarse exactamente debajo del tendel. Esta operación se repetirá cada 50 cm sobre la banda de mortero previamente depositada y se enlazarán las dos referencias sirviéndose del nivel o de una regla.
Se procederá análogamente en el otro lado del ángulo. Las líneas de implantación se han transferido de este modo del tendel al mortero depositado sobre los cimientos.
• A continuación se puede proceder a retirar las estacas y el tendel para que no molesten en el momento de colocar los ladrillos.
• Se colocan los ladrillos “en seco” por el lado externo de la línea del muro principal y de acuerdo con el aparejo que se piensa aplicar.
Se trata de ajustar la anchura de las juntas verticales entre los ladrillos de modo que la hilada tenga el menor número posible de ladrillos cortados. Lo mejor sería no necesitar ningún ladrillo partido, puesto que cada corte significa un punto de menor resistencia y la repetición de cortes pone en peligro la estabilidad del aparejo elegido.
Es preciso actuar de manera análoga
en cada uno de los ángulos de la obra. A continuación se puede empezar la construcción partiendo de uno de los ángulos.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.