Archivo de la categoría ‘Colores para pintar paredes’

Colores para interiores de casas

Color y destino de los ambientes.
Con frecuencia se suele simplificar demasiado a la hora de elegir colores. Sea porque no se quiere pensar demasiado, sea por el temor a equivocarse o para ahorrar un gasto suplementario, se termina decidiendo por pintar todos los ambientes de un mismo color. Resultado: faltará alegría en la habitación de los niños, los dormitorios resultarán monótonos, y la cocina y el comedor o la sala de estar, parecerán la misma cosa. Hay colores específicos para definir cierto clima deseado. Por lo tanto, se pueden establecer unas normas básicas que generalmente son válidas para la mayoría de las viviendas y locales destinados al trabajo. Para los espacios de reunión y encuentro son recomendables los colores suaves: blanco tiza, amarillo, verde musgo, ocre claro o rojizo, pero cuidando siempre que sean matices suaves. Estos colores nos producirán estímulos relajantes. En los dormitorios habrá que optar por colores que proporcionen sosiego como el verde o azul pálidos. Algunos matices del gris azulado también proporcionan un descanso mejor. Los tonos salmón y ocres son cálidos y envolventes con lo que propician un clima de camaradería a la vez que despiertan al apetito, de manera que son aptos para el comedor.
En escaleras y recibidores son aconsejables los derivados del amarillo y el rojo porque ofrecen la apariencia de amabilidad y crean un clima de bienvenida. Las cocinas toleran el blanco siempre opacado con una pizca de ocre pero será el lugar de la casa que requerirá los servicios del pintor con más frecuencia por causa de los humos y las grasas. Nunca intente evitarse un futuro repintado eligiendo un color oscuro, en la gama de los sienas y marrones porque pronto se dará cuenta que eligió mal. Es un lugar pequeño de la casa y con esa elección la habrá cerrado más. Los cuartos de baño admiten cualquier tonalidad a juego con los artefactos sanitarios pero siempre que pueda pinte el techo con pintura de cielo-rraso porque es el lugar que soporta mayor cantidad de humedad y es conveniente que los componentes de la pintura sean absorbentes.

Colores para pintar paredes

El color ayuda a definir las dimensiones.
Hay viviendas modernas que debido a sus reducido tamaño nos transmiten una sensación de encierro, pero si recurrimos a ciertos trucos podremos con  facilidad transformar   visual-mente las dimensiones.
Los colores bien estudiados pueden resolver el problema, tanto si se trata de ampliar como en otro caso para reducir.
Por ejemplo, un pasillo corto y estrecho, con pintarle el cielorraso de blanco y las paredes de color claro, tenderá a ensancharse y a elevarse. La pared del fondo puede pintarse de azul, color frío por excelencia, con lo que ganará en profundidad, dando la sensación de alejamiento. Se puede probar con negro y nos devolverá a los ojos la impresión de que ganamos algunos metros más.
Si el caso fuera contrario, es decir que queremos achicar el mismo pasillo, convendrá oscurecer el techo, y aún manteniendo la claridad de las paredes, poner en la del fondo un color anaranjado. Esto nos dará la sensación de que bajamos la altura y que la pared del fondo se nos aproxima.

Colores de pinturas para interiores

El gusto personal importa mucho y conociendo algunas reglas se logran mejores resultados.Cuántas veces escuchamos decir: “A mí me gusta el rosa”. “Prefiero el naranja” o “Detesto los verdes”. Son frases que se dicen sin tener en cuenta que los colores en sí no son hermosos o feos, sino que cobran su valor estético cuando se los aplica en un conjunto en combinaciones armoniosas con otros.
Quien rechazaba los verdes, en un día de sol estridente, se acercará gustoso a la frescura verde de un parque y el que prefería el naranja tal vez nunca pintaría su dormitorio de ese color a no ser que le gusten los suelos electrizantes. Más allá de esto, es verdad que los colores producen sensaciones particulares que se traducen siempre en estados anímicos. Los colores constituyen un código de comunicación mediante el cual nosotros recibimos mensajes. Esto lo saben muy bien los marketine-ros, publicistas, diseñadores gráficos, decoradores: la sobriedad del negro que  durante décadas estuvo pegado a la carrocería de los coches, se perdió cuando el vehículo paso a ser elemento de uso común para los jóvenes y las mujeres. Los colores vivaces le dieron un aire más deportivo, ágil, juvenil y ayudaron a la popularización del producto.
Para ver mas decoracion de paredes con diferentes colores puedes visitar decoracion interiores .

Colores para interiores de casas

La importancia del color.
A la hora de pintar, empapelar, cambiar las cortinas o el alfombrado, comprar un mueble de cocina, o simplemente vestirnos para una fiesta surge el problema de la elección de colores. En el caso de la vestimenta, la solución pasa por volver a cambiarse una y otra vez hasta dar con lo que nos parece mejor. Más complicado es cuando tenemos que optar por algo no removible, o por lo menos no tan fácil de suplantar como un sombrero.
El color en nuestra casa:
No hay nada mejor que sentirse a gusto, sobre todo cuando se está en casa, y la pintura es un elemento que debiera quitarnos agobio y proporcionarnos sensaciones placenteras. A la hora de elegir colores debe privar el buen gusto personal pero recuerde que no hay colores lindos o feos y que será necesario tener algunos conocimientos básicos que facilitarán la elección y nos darán garantías de no equivocarnos.

Tecnicas para pintar paredes

El agua siempre fascinó a Monet. Por ello, al pintar una pared con efecto de pintura fresca, se recrea el ambiente impresionista. Por ejemplo, una cenefa a mano añade interés a la pared.
Cómo pintar la pared.
1. Pinta la pared con pintura  al agua de color rosa pálido. Déjala secar. Mezcla un tono rosa fuerte con la misma cantidad de agua y aplícala a la pared con una  . brocha grande, moviéndola a grandes trazos, como si barrieras la pared, y solapando ligeramente los colores.
2. Para estar seguros de que la cenefa estará en el lugar preciso, usa un nivel y guíate por el marco de la puerta. Marca a lápiz una línea superior a la misma altura que el marco.
3. Dibuja otra línea 15 cm por debajo de la primera, alrededor de toda la estancia.
4. Pinta a grandes trazos y de una manera irregular con el color rosa fuerte. No mojes demasiado el pincel para evitar que gotee. Deja secar y pinta encima y en color azul otra línea de trazos, pero esta vez en sentido inverso, tal como puedes ver en la fotografía.
5. Cuando la pintura se haya secado por completo, pinta trazos de color blanco, de la misma forma que antes.