Archivo de la categoría ‘Construcción de casas’

Tragaluz para casas

¡ Que interesante!
Luz del sol en interiores.
TRAGALUZ SIN OBRA.
¿Buscas una solución para iluminar con luz natural un baño de casa, el pasillo o el recibidor tan oscuro? El nuevo tragaluz de Velux se puede colocar sobre cualquier tipo de teja y es apto para instalar en cubiertas con una pendiente de entre 15″ y 60°. Consiste en un pequeño módulo que soporta una placa de cristal y que capta la luz solar que incide sobre el tejado, la cual pasa al interior de la vivienda a través de un túnel de paredes reflectantes que llega hasta el techo de la habitación, donde un difusor la distribuye homogéneamente. Su instalación en la cubierta no requiere grandes obras, y en el interior tan sólo precisa un pequeño orificio en el tedio para poner el difusor.
PRECIO: 350 €. sin IVA.

Como hacer un porche

Anclar el porche y barnizarlo.
1. Empieza por fijar el armazón del  tejado (largueros y travesanos) a la fachada. Mientras, apoya el frontal de la estructura a unos postes con sargentos de forma provisional.
2. Si tu suelo es de losas, levanta aquellas que sea necesario para hacer un agujero y verter el cemento. Coloca el poste y pon de nuevo la losa, a la que le habrás practicado una entalladura.
3. Antes de pintar, aplica un lasuro fondo contra la carcoma y la pudrición. El esmalte de color se puede mezclar con disolvente y obtener así una veladura que deje ver la veta de la madera.

Como construir un porche

Las piezas que forman el entramado y el techo.
1. Travesanos. 2. Larguero. 3. Lateral de tablas machihembradas. 4. Perfil metálico en L. 5. Perfil de metal. 6. Listón distanciador. 7. Listón embellecedor. 8. Junta de goma. 9. Entalladuras. 10. Larguero. 11. Tablilla con ranura. 12. Anclajes al suelo. 13. Postes. 14. Armazón del lateral. 15. Lateral de cristal.
Montaje más sencillo.
Para facilitar el trabajo, hemos colocado un listón distanciador (6) en el lateral abierto. Puede retirarse cuando el porche esté anclado, o bien dejarse en su lugar como elemento decorativo.
Necesitarás:
• Vigas de madera de pino o abeto de 7 x 7 cm de sección y 210,5 cm de longitud para los postes frontales, y
de 237 cm para los traseros.
• 2 largueros de 220 x 9,5 x 5,8 centímetros.
• 5 travesanos de 185 x 9,5 x 5,8 centímetros.
• 4 anclajes de acero para el suelo con sus tornillos y mortero para fijarlos.
• Tornillos de acero inoxidable y cabeza redonda M10x180 mm con sus tuercas y arandelas para montar la estructura.
• Tornillos, tacos de expansión y tuercas de seguridad para anclar la estructura a la fachada.
• Cola blanca para madera, fondo protector anticarcoma para la madera, esmalte sintético, disolvente y brocha.
Herramientas:
• Sierra ingleteadora, taladro con brocas de 12 y 45 mm, llave para ajusfar las tuercas y medidor de ángulos.

Consejos de bricolaje

Juntas en ángulo: cómo hacerlas.
• Con una sierra ingleteadora se puede ajustar el corte con total precisión para obtener un ángulo de inclinación de
10° y cortar así en serie las cabezas de los cabrios. En caso de que no dispongas de una, se pueden alquilar en muchos centros de bricolaje.
Apuntalar con tablas de refuerzo.
• Los soportes de los postes se colocan sobre los agujeros del suelo; quedarán fijos cuando el mortero se endurezca. Mientras la argamasa esté fresca, rectifica la posición de los postes con un nivel y apuntálalos con unas tablas de refuerzo. Deja las tablas durante dos días y quítalas cuando el hormigón esté endurecido.

Apuntalamientos

VERTICAL PERDIDA:
La ley de la gravedad y la presión atmosférica son determinantes para que las cosas apiladas se mantengan en su sitio siempre que no pierdan la verticalidad. Muy bien lo sabe el al-bañil que hace uso de plomada continuamente. A la mínima desviación, por buena que sea la mezcla, la estabilidad de la construcción se ve comprometida.
En el caso de edificios bien realizados la estabilidad se puede ver afectada por movimientos del terreno. Causas catastróficas como terremotos o inundaciones pueden producir esas peligrosas inclinaciones. Otras veces, la diferencia de dureza y com-pactación del suelo da lugar a corrimientos y desestabilización. Suele suceder, sobre todo en las grandes ciudades, que la demolición de un edificio contiguo da lugar a desplazamientos indeseados. En cualquier caso será necesario recurrir a un apuntalamiento eficaz que compense la fuerza que ejerce la inclinación.

En cada tirante vertical se han clavado unos tacos de madera que evitarán el desplazamiento hacia arriba de los puntales propiamente dichos. El ángulo del corte superior de éstos también ha sido clavado para evitar cualquier desplazamiento hacia los costados.
Hay que observar que los dos puntales convergen hacia la base. Aunque también pueden usarse invertidos, esta forma que presentamos es muy práctica y puede utilizarse en paredes de gran altura. Los dos tirantes van unidos con una alfajía que termina clavándose en el parante vertical. En caso de tener que trabajar con puntales de mucha altura conviene poner varias de estas tablas en zig-zag. El objeto es que no se deforme el ángulo que forman los puntales. De esta manera no se decompon-drán las fuerzas y la resistencia del puntal se ve fortificada. La tabla que corre a lo largo y une a todos los puntales debe ponerse para evitar el acercamiento o alejamiento entre cada uno. Gracias a esa alfajía el conjunto actúa solidariamente y se evitan desplazamientos laterales.

Reformas de albañileria

Construcción:
En muchas oportunidades nos vemos en la necesidad de hacer algunas reparaciones de albañilería que pueden tener riesgo para las personas y para los bienes. La presencia, el asesoramiento y la realización de estos trabajos deben quedar en manos de expertos ya sean: ingenieros, arquitectos, maestros mayores de obra, constructores. En otros casos, por tratarse de reparaciones menores y sin riesgo, o por prevención, debemos actuar por nuestra cuenta y convendrá tener algún conocimiento sobre el tema para dar una solución satisfactoria.

Un caso frecuente de inclinación peligrosa se produce en paredes de tapiales con escasa cimentación o paredes que han sido levantadas hace tiempo y no se encadenaron convenientemente a las otras. Este mismo caso se puede producir durante una demolición al dejar una pared suelta, despegada de las demás o sin esquineros que la contengan.
En la fotografía se ve un apuntalamiento de precaución bien realizado. Se han colocado tres tirantes adosados a la pared de forma que los puntales distribuyan la fuerza de contención.