Archivo de la categoría ‘Hacer pinturas’

Como hacer pintura al huevo

Pintura al huevo.
La yema de huevo es la fórmula clásica.
utilizada para la pintura a la tempera, la cual es la más duradera, casi a prueba de agua, y produce un efecto de un delicado brillo. El color de la yema del huevo no altera la mezcla, pero una vez hecha ha de ser utilizada en el momento, por lo que sólo debes preparar la que necesites para utilizar de inmediato.
Para preparar la pintura con la que hemos dado color al porta-velas hemos utilizado dos yemas de huevo, suficientes para fabricar varias tonalidades. Presta atención a los siguientes pasos. Separa la yema del huevo y colócala en un plato. Con un pincel blando, mezcla un poco de pigmento con la yema y unas gotas de agua. La cantidad de agua que utilices determinará el grosor o la transparencia de la pintura. Cuando hayas mezclado la
cantidad de color deseada, añade un poco más de agua hasta que la mezcla adquiera la consistencia adecuada para comenzar a pintar. No olvides que debes utilizarla inmediatamente porque se trata de una pintura perecedera. Las ventajas de este y los otros tipos de pintura que te indicamos más arriba estriban en que puedes conseguir unos colores originales y exclusivos; necesitas tan pocas cosas que te puedes poner a pintar el dta que te levantes inspirada y, además, resultan muy económicas para el bolsillo. ¿Qué más se puede pedir?

Pinturas faciles de hacer

Pintura a la harina.
Harina, agua y pigmentos es todo lo que necesitas para fabricar esta antigua pintura a la cola cocida. Para pintar una silla bastan un par de cucharadas soperas de harina. También necesitarás una vieja cazuela pequeña que no vayas a volver a utilizar para cocinar, pues debes saber que algunos de los colores que se utilizan para fabricar los pigmentos son tóxicos y tiñen Espolvorea un par de cucharadas soperas de harina en la cazuela con un poco de agua a fuego mínimo. Añade gradualmente agua y remueve constantemente hasta que no quede ningún grumo y la mezla vaya cogiendo consistencia. Déjalo un rato a fuego muy lento -cuanto más tiempo, mejor -. Para conseguir nuestra tonalidad de azul escandinavo combina pigmentos azul intenso con azul turquesa. Vierte los pigmentos en un plato y tritúralos con el reverso de una cuchara para deshacer posibles grumos (esto es muy importante). Espolvorea el azul intenso en la cazuela y seguidamente añade el pigmento blanco con la misma técnica, seguido del turquesa. Remueve la mezcla a fuego lento. Utiliza la pintura aún templada. En el caso de que adquiera demasiada consistencia, vuélvela a calentar.

Como hacer pinturas

La fórmula:
Huevos, harina o leche mezclados con pigmentos de color: Cómo los granjeros empezaron a aplicar esta receta es incierto -seguramente por casualidad-, pero la base del invento estaba en encontrar una substancia que fuera adherente en distintas superficies.
La pintura a la leche está basada en su forma cuajada; la pintura a la harina es más gruesa y la pintura al huevo tiene unas características similares a la pintura a la tempera. Estarás pensando en qué tipo de olor deben tener estas técnicas… te aseguramos que una vez secas nadie sospechará con qué están hechas.
Es recomendable aplicar la pintura en objetos manejables o zonas concretas de una pared, en la cual, una ligera variación de color en un área provoca gran efecto. La base sobre la que se trabajará debe estar limpia, seca y, en el caso de la madera, sin cera ni barnices.

Hacer pintura casera

Pinturas hechas en casa.
Directamente de la granja. Descubre cómo hacer pintura mezclando harina, huevos y leche. ¿Crees que huelen?
Fotografía principal: silla rústica de madera de pino con asiento de enea, macetero, cajita y porta velas.
Los colores suaves y tradicionales de la pintura casera dan a los objetos un aire alegre y primaveral. Es aconsejable trabajar con piezas manejables o áreas reducidas de paredes para obtener mejores resultados.
La forma tradicional de hacer pintura está siendo desenterrada. Muchos productos como ceras y barnices vuelven al mercado de la mano de los grandes fabricantes. Ahora, también tú puedes hacer tus propias pinturas según los métodos tradicionales y con ingredientes que se encuentran en tu propia cocina. Animo y no te pases con las proporciones de los colorantes. La pintura es una combinación de pigmentos de color y una substancia adherente. Antiguamente, la pintura se hacía con pigmentos naturales mezclados nada menos que con yema de huevo. Hoy en día, los pigmentos naturales han sido substituidos por los químicos, que se pueden encontrar fácilmente en forma de polvos en cualquier droguería. Con la fórmula que te damos a continuación, tú puedes hacer tus propias pinturas al estilo tradicional por el precio de un par de huevos y medio litro de leche.