Archivo de la categoría ‘Moldes de silicona’

Comprar resina de poliester

Así se usan los productos.
• Puedes reproducir las partes que faltan empleando yeso para modelar o resina de poliéster. El yeso es muy barato y no es tóxico, pero fragua demasiado rápido
y se quiebra fácilmente. La resina de poliéster es cara y debe mezclarse con mascarilla y guantes o en sitios bien ventilados, pero es resistente y la definición obtenida es espectacular.
• Antes de verter el yeso o el poliéster en el molde, pinta el interior de éste con agente liberador (como has hecho antes con el original y el molde) para poder desmoldar la reproducción fácilmente cuando el material haya fraguado.

Hacer molde de silicona

Montar el encofrado, verter la silicona y sacar el molde.
• Elige cuidadosamente una zona intacta similar al motivo que vayas a reproducir. Si la moldura está rota o se le desprenden trozos del acabado, antes de colocar el “encofrado” vuelve a pegar dichos trozos con cola blanca y un pincel fino y espera a que se seque. • Rellena las grietas del original con plastilina para evitar que la silicona se introduzca.
1. Con un rodillo de amasar o, en su defecto, una botella de vidrio vacía, aplasta bien la plastilina para hacer las tiras del encofrado. Estas tiras deben quedar planas, con un grosor mínimo de 10 milímetros.
2. Ajusta las tiras enmarcando la moldura que hayas escogido para reproducir. No te olvides de dejar un poco de espacio alrededor del motivo para que la plastilina no toque apenas los relieves.
3. Los bordes de los marcos generalmente están inclinados hacia el interior. Levanta el lado opuesto de la moldura para compensar la pendiente y coloca una cuña debajo. Comprueba su horizontalidad con un nivel de burbuja.
4. El encofrado de plastilina se calza con unas tablillas que se mantienen por unos pequeños gatos. Esta precaución evita la “ruptura del dique” y el posible derrame de la silicona fuera del encofrado.
5. Cuando el encofrado esté totalmente ajustado y seguro, vierte la mezcla ya preparada y removida en hilo, empezando desde una esquina. Deja que se deposite totalmente y que vaya rellenando los huecos.
6. Al cabo de 24 horas, más o menos, la silicona habrá fraguado completamente: el molde presenta ahora su flexibilidad definitiva. Las paredes de plastilina se quitan una a una sin ningún problema; hazlo despacio.
7. Gracias al agente liberador (ver recuadro “El vertido de la mezcla”) la moldura se separa fácilmente y presenta una huella perfecta. Ya se puede emplear para reproducir motivos en yeso o en resina.

Como hacer un molde de silicona

Antes de empezar.
• Tendrás que hacerte con una serie de utensilios y materiales: plastilina, aceite de vaselina o jabón líquido, listoncillos de madera, un recipiente de plástico para mezclar la silicona y el catalizador, palos para remover, un rodillo de amasar (o una botella vacía), espátulas, un medidor de plástico (como los que se usan para cocinar), sargentos y, por supuesto, la silicona y el catalizador.
El vertido de la mezcla-
• Para poder retirar fácilmente el molde una vez fraguado, antes de verter la mezcla deberás pintar la moldura con un agente liberador. Puedes emplear aceite de vaselina o jabón líquido, extendiéndolo con el pincel por los huecos y grietas.
• Mide las cantidades de silicona y catalizador y mézclalos en el recipiente. Remueve y vierte la mezcla lentamente para que no queden burbujas.

Como hacer molde de silicona

Realizar un molde de silicona.
Para reproducir una moldura.
Para reproducir las partes que les faltan a algunos objetos, lo más fácil es hacerlo a partir de un molde de silicona flexible. Aquí te enseñamos cómo se hace.
Los marcos moldurados o tallados son muy atractivos. Aunque en caso de duda lo mejor es confiar su restauración a los profesionales, en ocasiones los arreglos-puedes hacerlos tú mismo, con cuidado, habilidad y los productos necesarios.
• Para reproducir un trozo de moldura tienes dos opciones: volverla a tallar en madera o pasta autocndurcciblc (resulta muy difícil y probablemente al final se vea la diferencia),
o reproducir un trozo existente con un molde. Esta segunda solución es rápida y fácil, y puedes hacer tantas reproducciones de la talla corno quieras.
El encofrado.
• Se realiza con plastilina, un material fácil de manejar y muy económico. Utiliza una plastilina con un color que contraste fuertemente con el del motivo a reproducir; así podrás retirar después todos los restos
sin que se te pase ninguno. Calienta la plastilina con las manos para que se ablande; después, aplástala con un rodillo de amasar o una botella de vidrio vacía.
• Recorta la masa en tiras con regla y cúter. La altura de las tiras debe ser igual a la parte más ancha del motivo que se va a reproducir más 10 mm. Corta las tiras a
la longitud adecuada y colócalas sobre los bordes del marco, apretando bien para que formen un encofrado impermeable.