Archivo de la categoría ‘Reparar pared’

Cubrir desperfectos en la pared

Cubrir desperfectos.
Raspa con una cuchilla la parte dañada para eliminar los restos de celulosa suelta y el yeso dañado. Aplica una imprimación para pintura o una disolución selladora para preparar la superficie. Remata el trabajo aplicando con una espátula un emplas-tecedor normal. Si la superfice es grande, mejor usa una pasta multiuso.

Parchear una plancha de pared

Parchear una plancha.
Para sustituir una zona grande y deteriorada en una plancha, cerca el interior del hueco con piezas de madera, dejando a la vista la mitad de cada una de ellas, y atornilla el nuevo trozo a estas piezas. Después, con una cuchilla haz un bisel alrededor de la junta y emplastece (ver detalle del corte). Si el hueco a cubrir es amplio, refuérzalo con cinta y remátalo con pasta específica.

Sustituir un trozo del panel de la pared

Sustituir un trozo del panel.
Si tienes que abrir para subsanar cualquier avería, con una sierra terminada en punta corta la placa de yeso en triángulo. Para cerrarlo, introduce dicho triángulo en el agujero, pero invertido, y pégalo. Para manejarlo, hazle dos agujeros y mete un alambre formando torniquete con un palo. Una vez seca, corta otra pieza triangular exacta al hueco que hay que tapar y fíjala con adhesivo.

Como poner un taco de pared

Principios de aplicación.
Antes que nada hay que realizar un agujero en el material y en el sitio donde se quiere obtener la fijación. Este agujero no sólo debe siluarse con toda precisión en el punto escogido, sino que también conviene que tanlo su diámetro como su profundidad correspondan a las dimensiones del taco que se utiliza.
■ Conviene tener en cuenta el soporte sobre el que se quiere lograr la fijación para poder elegir así el tipo de taco más adecuado.
El agujero:
■ El instrumento más adecuado para lograr un buen alojamiento es una taladradora dotada de limitador de profundiza-ción (ajustado según la longitud del taco), a la que se incorpora una broca adecuada para atacar el material en que se actúe. Sobre materiales pétreos se emplea una broca de metal duro y, preferentemente, una máquina provista de percusión.
■ Marcar con una cruz el centro de perforación. Si se trata de un material duro, producir con un gramil o punzón un hueco o desportillado.
■ Después de graduar el limitador de profundidad de la máquina a la longitud correspondiente al taco, apuntar la broca, manteniendo la taladradora perpendicular a la superficie. Evitar desviaciones durante el taladrado para que no se produzca una conicidad.
■ Cuando hay que realizar un agujero grueso, proceder en dos taladrados sucesivos, de menor o mayor calibre. Por ejemplo, para un taco de 10 mm de diámetro emplear primero una broca de 4 a 5 mm y luego la definitiva de 10 mm. Esto es aconsejable siempre que el soporte principal sea pétreo o muy duro.
■ Hecho el agujero, eliminar el polvo que haya quedado dentro. Para ello, usar preferentemente un aspirador. Luego, insertar el taco de modo que sus bordes queden enrasados con la superficie.
■ Introducir el tirafondos y hacerlo girar con las manos hasta encontrar cierta resistencia. A continuación actuara fondo, asegurándose de que el taco no siga el giro del destornillador y haya quedado asentado.

Tacos para pared

PONER TACOS EN LA PARED.
El mejor sistema para fijar un objeto en la pared es recurrir a los tacos de expansión de los que hay una gran variedad en el mercado.
Los tacos de expansión constituyen el sistema más rápido y eficaz para conseguir una sólida fijación en la pared, en algunos techos y, asimismo, en suelos. El taco propiamente dicho estriba en un tubito de un material blando (caucho, material fibroso, metal blando o, sobre todo, plástico) con unas aletas o estrías exteriores. Al introducir un tirafondo o tornillo en el agujero, las aletas se expanden y comprimen la pared del agujero hecho previamente, cuyo diámetro debe ser el adecuado al calibre del taco que se emplea.
■ Hay tacos que llevan ya incorporado un tornillito que, al girarlo, se introduce en una tuerca situada al extremo del material blando. De este modo, el taco se ensancha y comprime la pared del agujero taladrado en el material pétreo.
■ Existen muchos modelos de tacos, pero todos ellos se rigen por el mismo principio. Los tacos también se aplican con gran eficacia para fijaciones en otros materiales que no sean pétreos, como, por ejemplo, la madera, el aglomerado o las placas plásticas.
■ En paredes normales de ladrillo macizo enyesadas no se presenta ninguna clase de problema.
■ Cuando, por el motivo que sea, el soporte consiste en una gruesa capa de yeso, convendrá que el taco no sólo la atraviese, sino que penetre en el soporte pétreo para evitar que al expandirse se casque el yeso.
Importante. Es indispensable que el taco se aloje, por lo menos en dos terceras parles de su longitud, en un material coherente y compacto.
■ Al insertar un taco en paredes de ladrillos huecos hay que emplear tacos especialmente concebidos para que sus aletas se abran y compriman las superficies de los alvéolos del ladrillo.

Reconstruir un muro de ladrillos

Reconstruir un muro de ladrillos.
1. Utillaje y herramientas: Paleta, mazo, cortafríos, puntal de ladrillos, nivel, cordel, arena, cemento, agregado, plastificante y ladrillos nuevos.
2. Un hundimiento puede provocar malas formaciones, o la ausencia de una base. Éstas pueden ser buenas razones para tener que iniciar una reconstrucción. Cuando lo haga, tenga presente las causas que le han llevado a ello.
3. Si la causa no es tan preocupante, sólo tendrá que reconstruir la parte afectada del muro. Si el origen está en tos cimientos, pude reforzarlos por los lados de tos originales con un poco de hormigón.
4. Los nuevos cimientos deberían ser 1,5 veces más anchos que el muro, pero dependiendo también de la altura. Los muros deben poseer una base sólida o al menos sobre un colchón lo suficiente ancho.
5. Cuando quiera reconstruir un muro de contención o reparar sus roturas, es conveniente dejar orificios de evacuación ya que muchas veces, el agua es la causante del desperfecto. Puede llegar a dejar muchas juntas perpendiculares sin colocar en ellas mezcla de cemento.
Cuando vea que el muro no es lo suficientemente sólido como para aguantar la tierra, puede reforzarlo con pilares de contrafuertes. Éstos necesitan imperiosamente unos buenos cimientos y deberán tener la misma altura que el muro.

Reparar un muro de ladrillos

Reparar un muro de ladrillos.
1. Utillaje y herramientas: Martillo, cincel, paleta, puntal, arena cemento y ladrillos nuevos.
2. Puede cambiar los ladrillos individualmente si están estropeados (esto suele pasar con los ladrillos que no se han cocido en fabricación). Con la ayuda de un martillo y de un cortafrios, extraiga las juntas y el ladrillo. Rómpalo si es necesario.
3. Por medio de una mezcla de arena (3 partes), cemento (1 parte) y plastificante (que se puede conseguir en botella o en bote) para unificar, coloque el nuevo ladrillo, ajustándolo a sus vecinos.
4. Cuando la superficie de un ladrillo está estropeada, puede intentar rectificarla con una paleta. Puede utilizar colorantes para unificar y armonizar con los ladrillos colindantes.
5. Puede adaptar la superficie mediante un aplanador, de forma que quede al mismo nivel que los otros ladrillos, así como puede llegar a prensarse más todavía cuando empiece a secarse.
La última hilera de ladrillo, sobretodo en los extremos del muro, puede representar algún problema. Para solventarlo harán falta ladrillos de buena calidad y, a cada extremo colocará laña metálica para que sujete al último ladrillo.
Para resolver este problema, puede crear un nuevo contorno sobre el muro. Puede hacerlo de tal iorma que el agua no se estanque en la parte superior, y que además caiga a ambos lados del muro sin mojarlo tan directamente. Utilice una mezcla de arena (3 medidas) y cemento (1 medida).

Reparar una pared

Reparar una pared.
Debe ser muy riguroso con los desperfectos importantes: cubra la cornisa con una mezcla de recubridor (1 parte) y de arena (6 partes). Aplique una última capa con esmero.
También puede emplear una comisa prefabricada (una Gyproc, por ejemplo). Con ella podrá cubrir el desperfecto.

Reparar una cornisa de mediacaña

Reparar una cornisa de mediacaña.
Es muy sencillo cubrir las grietas y agujeros en casos de desperfectos menores.
Si su enyesado no es perfecto, podrá mejorarlo pasando papel de lija o una esponja.