Archivo de la categoría ‘reparar techos’

Como establecer baldosas en el techo

Establecimiento.
Suelen presentarse dos problemas en la disposición de las baldosas y en la formación de los empalmes de manera simétrica y correcta. El primero consiste en la imposibilidad de colocar en seco los cuadrados en el techo para presentarlos y tener una idea del resultado. La presentación en seco sobre el suelo será una especie de remedio, pues permitirá ver cómo encajarán entre sí las baldosas una vez fijadas en el techo.
El segundo problema estriba en la elección del punto de partida para hacer un reparto conveniente o simétrico.
Por regla general, es aconsejable tomar como punto de partida el rosetón del techo; el método consiste en partir de este punto central para efectuar la alineación de las baldosas, ya sea situando el rosetón en el punto de encuentro de cuatro baldosas, ya centrándolo en el centro de una baldosa (fig).
Si el aparato de luz no está instalado en el centro de la pieza o no ha sido instalado, se procurará hallar el centro geométrico de la pieza. Esta técnica, que puede parecer incómoda, especialmente si la pieza es asimétrica, es la más aconsejable. Se trabajará a partir del centro hacia la periferia en ambos casos.
Existe otro método más simple y que proporciona una buena solución: consiste en utilizar como punto de partida la pared opuesta a la puerta principal de entrada a la pieza. Se empieza colocando una hilada de baldosas enteras partiendo de esta pared y continuando hasta llegar a la pared opuesta. La técnica es, desde luego, bastante simple y no proporciona un resultado completamente simétrico y convencional, pero, generalmente, no se suele prestar a los techos la misma atención que a los suelos.
Se puede poner en práctica esta técnica disponiendo en seco las baldosas sobre el suelo o midiendo minuciosamente el techo. Por ejemplo, si el ensayo hecho sobre el suelo muestra que la hilada de baldosas que se desplazará contra la pared correspondientes a la puerta de en trada revela que será de una delgadez ridicula, siempre se podrá reducir el ancho de las baldosas de la hilada a partir de la cual se origina la colocación y aumentar la de la hilada que llega al final.
La pared opuesta a la entrada principal suele incluir la campana de la chimenea; se procurará repartir las baldosas simétricamente en sus dos lados (fig).
Puede construirse un instrumento para apretar las baldosas con un trozo de tablero y un mango de escoba.

Preparación de un techo para su reparación

1 Antes de realizar la colocación, se obturan las grietas visibles con un aparejo adecuado o con yeso de escayola y se alisa bien la superficie.
2 Se rascan y se lijan con papel abrasivo los enmasillados de las fisuras; se empleará un cepillo metálico si se ve que la pintura se desmorona.
3 Las cornisas de poliestireno se colocan antes que las baldosas. Los primeros elementos que deben colocarse son las piezas de los ángulos.
4 Se cortan las piezas a la longitud adecuada con un cútter o con un cuchillo de cortar pan. Se actuará lentamente para conseguir un corte neto.
5 Se encola y se aplican los elementos rectos, procurando no deteriorar la superficie de las cornisas mediante una manipulación precipitada.
6 Se recorta el emplazamiento del rosetón del techo con la ayuda de un cútter. Se empleará un compás o una plantilla para dibujar el círculo.
7 Si es posible, se usará esta baldosa como punto de partida. Se marca el contorno con un trazo y se prolonga para determinar las alineaciones siguientes.
Los rosetones del techo se colocan en el centro de una baldosa (arriba) o en el ángulo formado por la unión de cuatro baldosas.
8 Se encola todo el dorso de la baldosa central con una paletina ancha. Se procurará no verter cola sobre el tablero en el que se opera.
9 Se ajustan las baldosas siguientes al lado de la central guiándose por las alineaciones previamente trazadas y cubriendo cada cuadrado sucesivo.
10 Se recortan los extremos y los ángulos de las baldosas para ajustados a las dimensiones deseadas. Se trabajará sobre un soporte estable.
11 Se logrará salvar los ángulos con  unas medidas simplificadas. En los casos complicados, se recurrirá a los métodos descritos..
12 Se prestará una especial atención para no manchar con cola las cornisas mientras se colocan las baldosas que constituyen la periferia.

Preparación del techo para ser reparado

Preparación del techo.
Antes de colocar las baldosas se inspecciona el techo para detectar los de fectos que pudieran existir, teniendo en cuenta que habrá que rellenar las grietas y las desigualdades. Por otra parte, si no se determina el origen de estas imperfecciones antes de colocar las baldosas, se corre el riesgo de poner aún más en evidencia los defectos, lo que obligaría, en consecuencia, a multiplicar el trabajo.
Los techos de yeso a base de encañizados suelen ser antiguos; por tanto, las modificaciones debidas al asentamiento de la construcción ya habrán acabado. Las fisuras rellenadas y pintadas son un signo evidente de que cualquier actividad estructural ha terminado ya. Las grietas recientes superiores al grosor de un cabello indican que la construcción sigue asentándose; no conviene, pues, recubrir la superficie para no disimular grietas que son reveladoras.
Otro problema es el que se presenta cuando el yeso pierde su agarre, es decir, cuando carece de la adherencia que le proporciona el encañizado. Si el problema afecta a superficies reducidas, se podrán reparar retirando el yeso muerto y reemplazándolo, así como el soporte en el que se asienta, por un fragmento de panel de yeso o realizando un nuevo escayolado liso.
Una vez desprendidos el yeso y el encañizado del techo o de las vigas, se podrá restablecer el techo revisando la parte que aún se mantenga en buen estado.
Esta operación requiere una cuidadosa ejecución, pues un encañizado o entablado que no se repare bien producirá nuevos deterioros en el techo. Se usarán arandelas para repartir la carga alrededor del punto de fijación o suspensión del techo. Se rellena después de realizar la fijación. Se emplearán tirafondos de acero inoxidable o cromados para evitar la aparición de herrumbre.
Si con este método no se logran buenos resultados, habrá que rehacer el techo. Las grietas presentan menos problemas que los abolsados. Las más importantes se aparejarán después de haber eliminado el yeso muerto y todas aquellas partes que se desmenucen fácilmente. Las grietas muy finas se podrán dejar tal cual.
El revestimiento existente tiene que ser capaz de mantener las baldosas; por tanto, conviene conservarlo en buen estado y hacer las reparaciones necesarias. Se eliminarán las partes de pintura que no ofrezcan buen agarre y cualquier otra zona que ofrezca dudas al respecto.
Los antiguos enjalbegados con cal suelen presentar problemas importantes, por lo que es mejor eliminarlos. Para ello se frotan las superficies con un trapo viejo y se mojan y se humedecen reiteradamente con agua limpia y con trapos secos.
Para que la cola actúe correctamente, se rayan las viejas pinturas con un papel de lija de granulosidad basta.
La pared opuesta a la puerta principal de la pieza suele albergar la campana de la chimenea, la cual determinará el punto de partida de una colocación simétrica.

Como hacer un techo de poliestireno

Un techo de poliestireno.
Una manera rápida, sencilla y al mismo tiempo económica de recubrir un techo deslucido, pero que se halle en buen estado.
• Preparación del soporte • Organización del trabajo • Recorte y colocación de las baldosas • Techos que presentan problemas • Los riesgos de incendio.
Las baldosas de poliestireno expandido tienen mucho éxito en la decoración de techos. Es fácil adivinar los motivos: buen precio, se colocan más fácilmente que cualquier otro tipo de revestimiento y ofrecen un acabado completamente satisfactorio.
Una de las principales ventajas de este tipo de placas consiste en ocultar las grietas y otros pequeños defectos comunes a la gran mayoría de techos.
Sin embargo, no son adecuadas para superficies muy desiguales, ya que las rendijas -en algunos casos importantes e irregulares- que se formarían harían que el trabajo resultara ineficaz.
Tampoco hay que esperar milagros del poliestireno. En realidad, no logra una insonorización total, pues el material es demasiado fino y ligero para desempeñar este papel sino en límites muy reducidos. En cambio, contribuye a disminuir las repercusiones de sonidos
en una pieza poco amueblada o mal aislada. Tratado con este material, un cuarto de baño será menos ruidoso. Las baldosas de poliestireno tendrán la misma utilidad en un cuarto de estar, en donde haya muchas reverberaciones y resonancias, tanto si se debe a un suelo de mosaico rígido o a no disponer de suficientes cortinas, alfombras y otros elementos que absorban el sonido.
Lo mismo ocurre con el aislamiento térmico, debido siempre a la delgadez del material. No obstante, éste aumentará ligeramente la temperatura del techo, evitando de esta manera una fuerte condensación.
Las baldosas y placas de poliestireno más utilizadas suelen tener una superficie lisa ligeramente granulosa. Las hay también con superficies en relieve. Incluso se podrán hallar imitaciones de decoraciones de yesería como las usadas en los techos de las casas antiguas. Algunos dibujos en relieve son complejos, en tanto que otros son profundamente entallados en baldosas que suelen ser algo más gruesas que las corrientes. Los elementos de mayor grosor son, naturalmente, más caros, pero presentan un aspecto mucho más refinado.
Algunos tipos de baldosas hay que orientarlos en un sentido determinado para que casen sus motivos. Generalmente, una flecha situada en el dorso de la pieza indica cómo colocar el elemento (como ocurre con las baldosas de moqueta). De todos modos, será prudente continuar cuidando el buen alineamiento de manera minuciosa, ya que es fácil desorientarse en el momento de la colocación.
Las baldosas más corrientes suelen tener 300 mm de lado. Existen algunas de 400 y de 600 mm de lado y otras en forma rectangular. Los elementos de gran tamaño surten un gran efecto una vez colocados y resultan muy adecuados para recubrir grandes superficies. En cambio, las estancias reducidas quedarán más armoniosas con piezas pequeñas y además se evitarán las pérdidas que ocasionaría el empleo de piezas de gran tamaño al realizar los ajustes, ya que resultarían piezas muy desiguales en los bordes. Asimismo, no es aconsejable emplear baldosas pequeñas con motivos recargados en una habitación de gran tamaño.
Las baldosas en relieve de buena calidad constituyen un decorado excelente para techos muy extensos, aunque éstos sean de forma irregular. Se podrá acentuar el motivo con la ayuda de potentes focos, lo que disimulará al mismo tiempo los empalmes entre piezas.

Paneles de fachada

Paneles de G.R.C.
La fachada de nuestro edificio (bastante deteriorada y hecha de piedra y un enfoscado de mortero) va a ser restaurada con paneles de G.R.C. ¿En qué consiste?
El G.R.C. es un microhormigón en el que el armado metálico se sustituye por una masa de hebras de fibra de vidrio que dotan al material de una alta resistencia a flexión, por lo que se puede realizar con espesores mínimos. Las dimensiones máximas de las láminas vienen delimitadas por el transporte, aunque, gracias a su espesor (10-15 mm), son muy ligeras (20-30 kg/m’). Pueden ser sencillas, midticapa o sandwich con una capa de aislante. Ventajas del G.R.C.: a su ligereza hay que añadir su gran moldeabilidad, que le permite reproducir todo tipo de formas, colores y texturas, utilizando los moldes adecuados.

Reparar grietas

Reparar las grietas de un falso techo.
Con velo de fibra de vidrio.
Tengo un falso techo de escayola en el baño que se está abriendo por las uniones entre las planchas. La reparación con cinta y pasta no me gusta. ¿Hay alguna solución mejor?

Efectivamente, existe un producto que va ayudarte a conseguir un techo perfecto y libre de grietas o juntas. Se trata del velo de fibra de vidrio, una finísima malla que se utiliza para cubrir superficies susceptibles de agrietarse, y que sirve como base y refuerzo para el acabado posterior.
• El velo se presenta en rollos de diferentes densidades, según sea el trabajo a realizar; consulta al proveedor cuál sería el más apropiado para tu caso. Después, mide el techo en su totalidad y corra el velo de manera que lo cubra, dejando un sobrante de unos 5 cm por cada lado.
• Antes de colocarlo, extiende una mano de adhesivo específeo por el techo y pega el velo inmediatamente sobre el producto. Después, aplica otra mano de pintura para conseguir su fijación definitiva; es posible que tengas que lijar suavemente la superficie con lija n° 400 para alisarla. Da la última mano con rodillo. Un consejo: antes de colocar el velo, rellena las juntas con pasta tapagrietas y pega el velo antes de que se seque. En la foto, velo de fibra de vidrio Premium, de Osaka.

Reparar un empizarrado o una teja del techo

Trabajos exteriores.
La seguridad es primordial. Compruebe que la escalera está bien situada. La escalera debe estar separada de la pared 30 cm por cada 120 cm de altura.
Si hay peligro de que los pies de la escalera resbalen (o si quiere sentirse más seguro), coloque una cuña gruesa en el suelo y sujete a ésta la escalera, así como también…
Puede apoyar cualquier cosa de peso a la escalera, como por ejemplo un saco de arena.
Para trabajar en el techo es esencial que la parte de arriba también esté sujeta. Puede hacerlo ayudándose de un gancho fijo en el cual pasará una cuerda que fijará la escalera por un peldaño.
Aunque lo más correcto seria contar con dos puntos de apoyo para anivelar la escalera. Compruebe en el como la sujección se realiza dos o tres peldaños por debajo del último.
Si la resistencia del entablillado es dudosa, o es de plástico o de amianto, es preferible utilizar un enganche de amarre. Podrá instalarlo de forma que no le será necesario tocar el techo.
También puede encontrar enganches para tejados. Éstos poseen unas ruedecillas que permiten deslizar la escalera por el canal. Una vez encuentre la posición ideal, puede colocar los ganchos para fijarla.
También puede construir su propia escalera para tejados. Utilice planchas de 5 cm x 1,5 cm y construya una escalera con dos o tres clavos por cada sujección. Es muy sencilla de ordenar.