Archivo de la categoría ‘Restauración de muebles’

Lijar y retocar un mueble viejo

Lijar y retocar:
1 Con mucho cuidado y ayudándote de una lija fina repasa bien la superficie restaurada para igualarla al resto del marco que está sin dañar.
2 El marco presenta un acabado con una ligera textura rallada. Imita este efecto aplicando una fina capa de estuco y raspando con un cepillo metálico
3 Por último, con ayuda de un pincel finísimo, restaura el acabado de pintura para que no se note la reparación efectuada en la superficie de madera.
En maderas vírgenes:
En maderas vírgenes puedes reparar golpes y abolladuras con un procedimiento muy sencillo. Coloca sobre la zona hundida un pequeño trozo de algodón empapado en agua y deja que la madera absorba el agua durante toda la noche. El agua hinchará poco a poco la madera y el daño será casi inapreciable.

Como arreglar un mueble de madera de superficie barnizada

Si son superficies barnizadas.
• En el caso de superficies barnizadas o con otros acabados al aceite, se procede de forma parecida, pero empleando otro tipo de material como relleno.
• En vez de usar un emplaste de estuco, se rellenarán las mordeduras con cera en lápiz o líquida.
Sobre estas superficies utilizaremos rellenos a base de cera, que se comercializan en forma de lápices o barras, en gran variedad de colores, para igualar a los tonos de la madera.
1 Lija bien la superficie dañada. Si con el lijado el arañazo persiste pero no es demasiado profundo, puedes rellenarlo con un lápiz de cera.
2 Para reparar daños más profundos hay que rellenar las marcas con barras de cera. Calienta la barra de cera para hacerla más moldeable.
3 Aplica ahora con una pequeña espátula o un bastoncillo de madera hasta cubrir por completo el hueco de la abolladura.
4 Retira el sobrante de producto también con la ayuda de una espátula de madera. Hazlo con mucho cuidado para que quede igualada a la superficie.

Tecnica de acabado de la madera

Aplicación de la mezcla.
1 Aplica la cola de conejo que te habíamos recomendado reservar, ahora un poco más diluida en agua (siempre al baño María y templada), sobre la zona que vas a rellenar. Esto hará que el emplaste se adhiera mejor.
2 Con un pequeño pincel extiende el emplaste inmediatamente. No intentes rellenar todo el hueco de una vez. Trabaja por delgadas capas que deberán secar antes de aplicar la siguiente. Una capa muy gruesa provoca cuarteamientos.
3 Rellena, siempre por delgadas capas, hasta cubrir completamente la hendidura provocada por el golpe. Es conveniente que sobrepases un poco el volumen a cubrir, cómo muestra la foto, porque luego podrás retirar el sobrante.
UN CONSEJO:
Importante, el acabado.
• Elegir el tipo de emplaste dependerá del acabado que vayamos a dar a la pieza, o que ésta tenga. No es lo mismo en maderas sin barnizar que barnizadas.

Arreglar muebles viejos de golpes

Arreglar arañazos y golpes en muebles.
UN MARCO COMO EJEMPLO.
Aprendimos cómo un decapado puede remediar fácilmente pequeñas escoriaciones. Sin embargo, desperfectos mayores requieren otro tipo de intervención.
En ocasiones, una limpieza y decapado es suficiente para eliminar pequeños deterioros y marcas producidos en los muebles de madera. En otros casos, cuando las marcas son grandes y profundas, se hace necesario emplear materiales de relleno, que luego disimularemos convenientemente. Este es el procedimiento.
ANTES:
El marco objeto de nuestra restauración presenta un acabado con pintura acrílica. Para reparar los profundos golpes que presenta hay que recurrir a un emplaste que, además de rellenar el hueco, posteriormente pueda recibir el mismo acabado.
Preparación del estuco (emplaste):
Un estuco se compone de un adhesivo y una carga inerte. Como adhesivo se utiliza cola de conejo y como carga inerte, bicarbonato calcico (o lo que es igual, blanco de España).
DESPUÉS:
El marco, una vez restaurado. Cuando la superficie presenta arañazos profundos o hendiduras será preciso recurrir a técnicas de relleno con emplastes.
1 La cola de conejo se vende en pequeños granulos. Ponía a remojo el día anterior. Vierte un poco (25 gramos) y cubre por completo con agua. Esta operación la hidrata y limpia de impurezas.
2 Tira el agua turbia al día siguiente. Pon la cola de conejo, ya hinchada, en 141 de agua en un tarro de cristal y calienta al baño María removiendo hasta que tome consistencia gelatinosa y se disuelva del todo. No dejes hervir la mezda, pues le resta propiedades. Pon debajo del tamo una lapa metálica para evitar la rotura del frasco.
3 Reserva un poco de cola de conejo, ya disuelta y templada. Vierte el resto en un recipiente. A continuación, ve añadiendo el bicarbonato calcico.
4 Remueve con los dedos para disolver perfectamente la mezcla. Debe tener la consistencia de una mayonesa ¿ espesa. No dejes que se formen burbujas de aire.

Manipular planchas de yeso laminado

Quizá no sepas qué son las planchas de yeso laminado: se usan para dividir espacios, aislar paredes, para falsos techos. Estos trucos te explican cómo manipularlas, cortarlas y cómo hacer para colgar de ellas diversos objetos sin que se venzan y se rompan.
Asegurar armarios y estanterías.
Pueden ir directamente sobre la placa, siempre y cuando sean muebles que sobresalen un máximo de 60 cm de la pared. Ten en cuenta que cada anclaje podrá soportar un máximo de 25 kg (carga media). Usa siempre tacos tipo paraguas, replegable, abrazadera, báscula, etc. Cada carga debe fijarse con un mínimo de dos anclajes. En función del peso y la profundidad de la carga, este es el número de anclajes recomendados (la x significa que no se puede colgar).

Como se corta la madera

1 Estas chapas de  palma de caoba nos servirán para hacer el diseño circular sobre una tabla de aglomerado. Trátalas con cuidado para que no se rompan.
2 Para cortar los triángulos, utiliza una sierra de chapear (en la foto). Si no la tienes, pega cinta de carrocero por ambas caras de la chapa y corta sobre la cinta con tijeras o cúter.
3 Observa cómo se forman los diseños: una vez cortadas, las piezas se unen con cinta de carrocero formando una plancha que se pegará sobre el tablero.
4 Aplica pegamento de contacto con una espátula sobre la tabla y en la chapa y deja secar unos diez minutos. Centra cuidadosamente la chapa; después no la podrás mover.
5 Una vez fijada la chapa sobre la tabla, presiona con el martillo de chapear hasta que no haya ampollas. Después retira la cinta de carrocero; no la dejes puesta durante mucho tiempo.
6 Para terminar, lija la chapa con lija fina en el sentido de la veta. Antes de aplicar cualquier acabado, tendrás que cerrar el poro con tapaporos diluido al 50% con disolvente nitro.

Torno de madera

Nociones fundamentales:
• Esta técnica precisa de una herramienta específica: el torno de banco.
• Si quieres saber más, consulta las páginas; en ellas encontrarás un completo reportaje sobre esta máquina y su uso.
Útiles básicos para tornear:
• La máquina fundamental es el tomo de banco, una herramienta eléctrica estacionaria en la cual se sujeta la pieza a tornear y hace que ésta gire sobre su eje a una velocídad controlada.
• HERRAMIENTAS MANUALES:
Gubias, formones, martillo, punzo- ;. nes, calibre, piedra de afilar.
Busca el eje de la pieza
1 (el punto central de ambos extremos) y márcalo con un punzón o botador y un martillo. Esto te facilitará la tarea de colocarla en el torno.
2 Sujeta la pieza entre la uña de arrastre y el cabezal móvil y ajúsfala con la palanca. Pon el portaherramientas lo más cerca posible de la pieza, sin llegar a tocarla.
3 Regula la velocidad de la máquina, pon en marcha el motor y desliza la gubia de boca ancha sobre el portaherramientas.
A Mueve la gubia lenta-T” mente de un lado para otro y de manera regular para que la pieza vaya tomando forma cilindrica. Esto lo tendrás que controlar con la otra mano, sobre la que descansa la parte metálica de la gubia, como puedes ver en las fotos.
5 Las acanaladuras y resaltos que adornarán la pieza se dibuja a lápiz, con la máquina apagada, por supuesto. No dibujes demasiados motivos para evitar recargar la pieza; además, quedaria demasiado débil.
6 También debes delimitar los dos extremos de la pieza con el formón, apoyando este útil sobre el talón.

Acabados de madera

Encera para obtener un acabado satinado.
Necesitarás:
• Papel de lija fino.
• Cera de ebanista incolora.
• Pintura acrílica color blanco antiguo.
Los chapados admiten cualquier acabado: cera, barniz, aceite… Eso sí, antes de aplicar el producto tendrás que lijar bien en el sentido de la veta y retirar el polvo ocasionado.
Extiende sobre la superficie lijada varias capas de cera incolora. Transcurridas unas horas, saca brillo frotando fuertemente con un cepillo para zapatos limpio. Hazlo en el sentido de la veta.
Para el resto de la masilla hemos escogido un acabado con pintura color blanco antiguo. Aplícala de forma desigual para no enmascarai la veta original de la madera.

Restaurar un mueble de madera

Coloca el nuevo chapado sobre el soporte.
Necesitarás:
• Chapa de madera.
• Cola para madera.
• Cuchilla afilada o bistun.
• Regla.
• Sargentos. (Papel de lija fino.
Marca el centro en la superficie a cubrir colocando una de las chapas y aplica la cola con brocha de manera uniforme, para que no quede ninguna zona sin aplicación.
Sobre la hoja de madera y por el revés, aplica la cola de la misma manera que has hecho con el soporte. Procura que no queden acumulaciones de cola.
Coloca la plancha encolada sobre el centro del sobre y presiona con un trapo para que quede perfectamente adherida. Frota fuerte para evitar las burbujas de aire.
Pon un tablero Iencima de la chapa pegada y sujétalo colocando sargentos alrededor. Apriétalos bien para que ejerzan presión sobre la chapa y la base.
Espera 24 horas para quitar los sargentos y pega la otra chapa. Antes de volver a colocar sargentos, limpia con un paño húmedo la cola que haya podido rebosar.
Es el momento de cortar la chapa sobrante. Para ello, utiliza un bisturí o una cuchilla muy afilada y ve siguiendo el contorno del sobre de la mesilla.
Envuelve un taco  de madera en lija y repasa bien los bordes hasta dejarlos afinados y suaves. No olvides lijar siempre hacia abajo para no levantar la chapa.
Para llegar a todas  las esquinas, corta un trocito de lija y colócalo en un taco pequeño. Repasa con este artilugio todos los rincones para adaptar la chapa al contomo.
Si la chapa es pequeña:
• Si la chapa no cubre toda la superficie, deberás emplear más de una plancha y superponerlas para hacer el corte. Corta las hojas de manera que sobren por los lados. Colócalas una encima de la otra con los bordes solapándose, pon la regla en el centro y, con una cuchilla muy afilada, corta las dos planchas a la vez.

Eliminar pintura

Elimina la pintura original.
Necesitarás:
• Gel decapante.
• Brocha.
• Lanilla de acero.
• Alcohol de quemar.
• Cuchilla o trozo de cristal.
Aplica el decapante con una brocha plana (que no sea muy buena porque se estropearía) y, cuando la pintura empiece a burbujear, retírala con la espátula.
Una vez retirada la pintura con el decapante, debes neutralizar la acción de éste con lanilla de acero mojada en alcohol de quemar y enjuagar con un trapo.
Si en algunas zonas la pintura ha penetrado tiñendo la madera, raspa con una cuchilla o un trozo de vidrio. Así eliminarás los restos de tinte o imprimación.
En esta imagen puedes apreciar el resultado: el mueble completamente decapado y libre de restos, listo para recibir la nueva pintura y el chapado.