Archivo de la categoría ‘Tipos de maderas’

Clasificacion de la madera

Pino Flandes (o simplemente Flandes) al que puede asimilarse en cierto modo el denominado pino de Valsain o pino Soria. Se emplea en carpintería y es de gran utilidad para el bricolador.
Abel o, que se utiliza principalmente para la obtención de pasta de papel. Crece en climas alpinos y por su resistencia al agua también se ha utilizado como pilastras en puentes.
Pino de Paraná o Brasil, mucho más duro que cualquier pino, picea o abeto europeos y casi carente de nudos. Es una madera que si se puede disponer de ella y a un precio razonable resulta excelente para muchos trabajos de bricolaje con madera maciza.
Tejo, procedente de las regiones centrales de Europa y de algunas zonas montañosas de los países mediterráneos. Es una madera compacta y dura que ofrece una gran resistencia mecánica. Se utiliza para partes estructurales de los muebles y también como material para elementos mecánicos.

Tipos de maderas para muebles

Maderas blandas y maderas duras.
Pese a lo equívoco de estas.
denominaciones de la madera maciza, continúan utilizándose. En realidad, esta diferenciación más que referirse a unas cualidades estrictamente físicas de la madera, se refieren a dos grupos de especies botánicas. Por una parte se consideran maderas blandas lodas aquellas que proceden de coniferas, plantas cuyas hojas tienen forma de aguja y que son generalmente siempre verdes. Por otra, se aceptan como maderas duras las que corresponden a plantas frondosas, de hojas anchas. Sin embargo, en realidad hay especies que se hallan clasificadas dentro de las duras cuya madera es más blanda que la de muchas de las consideradas como blandas. Así, la madera del chopo y del abedul, especies pertenecientes a las frondosas, es mucho más blanda que la del alerce o del tejo, ambos coniferas.
Las coniferas -si se acepta que en su mayoría son de tipo blando- suelen ser árboles que crecen en el hemisferio boreal y que se concentran principalmente en los países del norte del Europa, del norte de América y en Siberia. Pero también se encuentran muchas especies en los países templados de Europa, donde conviven en bosques mixtos con árboles latifolios (de hojas anchas).
Las maderas duras, aparte de los latifolios de los países templados europeos, abarcan la gran mayoría de los árboles de los países tropicales de África, Asia, América y Oceanía. La anterior clasificación no resulta muy útil para el aficionado, por esta razón se propone una lipología que realmente tenga en cuenta las características de compacidad, tenacidad y dureza de las maderas, lo que puede servir de orientación a la hora de escoger la madera más conveniente para el trabajo que se quiera realizar. En la tabla se presentan las maderas más comunes en el mercado, agrupadas ae acuerdo con esta gradación.
Cuando se habla de maderas duras hay que subrayar un factor que suele ser motivo de contusión: la dureza y la compacidad, aunque suelen ir aparejadas, no representan una misma cualidad de la madera. Por ejemplo, hay maderas que siendo más duras son más fáciles de labrar y ofrecen una mayor limpieza al corte que otras maderas blandas (entre ellas muchas tropicales), que aunque oponen poca resistencia al labrado presentan el fenómeno de repelo.

Madera maciza

LA MADERA MACIZA.
Pretender dar una relación de todas las aplicaciones que se pueden dar a la madera sería algo descabellado por la lista infinita que se podría establecer. Esta lista incluiría desde usos obvios hasta algunos casi inverosímiles. Las aplicaciones dependen de varios factores muy importantes: de las cualidades intrínsecas de cada tipo de madera, especialmente cuando tienen importancia las propiedades físicas como la dureza, tenacidad, compacidad, etc., y también de su abundancia en un lugar determinado o de la necesidad que se tiene para que cumpla las funciones desempeñadas por otros materiales en otros lugares.