Archivo de la categoría ‘Tipos de martillos’

Reparacion de martillos

• Si el mango de un martillo tiene «holgura- en el ojo de la cabeza o si se rompe, no es necesario tirar la cabeza del martillo y adquirir otro nuevo. Bastará con comprar otro mango que uno mismo puede montar. Para ello, colocar el mango en un sitio caliente para que se seque por completo y para montarlo en caliente. Realizar un corte (1) con el serrucho en su extremo para poder hincar luego una cuña (o dos en caso de un martillo grande y con ojo ovalado), a continuación ajusfar la parte que tiene que entrar en el ojo. Si es necesario, después de haberlo hecho penetrar a fondo, aserrar la parte de testa (2) que sobre. Luego, insertar la cuña (3), que se podrá adquirir ya hecha o fabricarla uno mismo.

Uso del martillo

• Para disponer de todas las ventajas del peso de la cabeza, aguantar el mango por el extremo. La maza de hierro es una excepción, ya que si se mantiene el mango cogido por la mitad se controla mejor.
• A excepción de cuando se usa una maceta y en los casos en que no se puede hacer de otro modo, no dar el golpe haciendo que el martillo parta por encima de la cabeza. Cuando el clavo se ha apuntado ligeramente en la madera, se dispondrá de un mejor control del martillo accionando solamente el antebrazo. Para un golpe ligero arrancar de la altura del pecho. El golpe tiene que propinarse con seguridad, mirando el clavo y procurando acertar verticalmente sobre su cabeza.
• Si el martillo resbala sobre la cabeza del clavo, pulimentar la cara del cotillo restregándola sobre una hoja de papel esmeril colocada plana.

Elección del martillo

Elección del martillo.
Cualquiera que sea el tipo de martillo que se quiera adquirir, es de una importancia fundamental elegirlo de las dimensiones justas y del peso adecuado. Si el martillo es demasiado ligero, el golpe será insuficiente, pero si es demasiado pesado, resultará de difícil manejo y su empleo fatigará muy pronto.

Martillo de soldador

El martillito de soldador tiene el cotillo largo y fino y su pena, dispuesta en sentido transversal o recto, está templada. El mango puede ser de madera o de hierro, pero soldado o consolidado a la cabeza. Los hay también de plástico. Se emplea para hacer saltar y desportillar la escoria que queda en los cordones de soldadura por fusión del revestimiento del electrodo.

Martillo antirrebote

Un tipo muy particular de maza con cabeza no muy dura, intercambiable, es el martillo antirrebote, cuyo cotillo está vacío pero relleno de bolitas de acero o de plomo. Esta maza tiene la virtud de absorber el impacto, ya que cuando se ejerce la acción contundente las bolitas se acumulan en la parte superior de la cavidad; cuando se realiza el golpe, y el martillo tiene tendencia a rebotar, las bolitas caen hacia abajo (siempre en virtud de la inercia), anulando casi completamente el rechazo.