Archivo de la categoría ‘Trabajos en madera’

Como hacer mesas de madera

Fabricación de la mesa.

Se colocan los travesanos según se muestra en el esquema Se atornillan y se encolan. Se refuerza el conjunto añadiendo un segundo tirafondo en aquellos puntos donde los travesanos se unen con dos secciones o marcos laterales. Se elige un punto que resulte poco visible. Tirafondo de 5 x 60.

Se apomazan las zonas rayadas con papel de lija.
Madera dura de 19 x 7 mm de sección. Se atornilla y se encola. Tirafondo de 3,5 x 20.

La longitud de la madera corresponde a la anchura de la tela. Se coloca la pieza de madera dura en el centro del travesano.
Se atornillan y se encolan los dos marcos idénticos Si una pieza de madera queda superpuesta a otra, la distancia desde la intersección al extremo de la primera corresponderá al de la sección de los maderos. Tirafondos de 6 x 65.

Recordar: que todas las piezas de madera son de madera blanda de 50 x 50 mm. Se realizarán los taladros para todos los tirafondos.
Se colocan los travesanos según el esquema. Se atornillan y se encolan. La barra central superior no es indispensable. Tirafondos de 6 x 65.
Se colocan 7 tablas de madera blanda (153 x 19 x 1016 mm) “guardando separaciones iguales entre sí y procurando obtener un reborde de 45 mm en cada extremo.

Como hacer sillas de madera

Fabricación de la silla.

Conjunto mixto interior/exterior.

Materiales:
Se necesita para cada silla madera blanda de sección 50 x 50 mm de las siguientes longitudes: 4 de 705 mm; 2 de 710 mm; 5 de 700 mm; 2 de 438 mm. Se necesitarán además 20 tirafondos de 6 x 65 y 12 de 3,5 x 20 y 1,6 m de tela fuerte (lona) con la anchura normal para una tumbona.
La mesa se construye asimismo con madera blanda de 50 x 50 mm: 5 piezas de 955 mm; 4 de 930 mm y 4 de 420 mm. El tablero está constituido por 7 tablas de 1016 x 153 x 19 mm. Se necesitan 25 tirafondos de retención de 6 x 65 y 50 de 5 x 60.

Una sola jornada de trabajo es suficiente para realizar estos muebles de utilización mixta interior/exterior. Se pueden realizar diferentes tipos de acabado. En este caso los muebles han sido teñidos simplemente de tono verde y se han recubierto con una protección incolora que da realce al veteado de la madera.

Se recorta la parte sobrante de tela con un cúter. Tirafondo de 3,5 x 20.
Madera dura de 19 x 7 mm de sección y de la misma longitud que la anchura de la tela.
Se coloca la tela sobre el armazón partiendo de la parte delantera. La distancia entre la costura y el reborde del travesano delantero será de 508 mm. Se realizan previamente unos ensayos para determinar la distancia más conveniente. Finalmente, se regula la tensión del asiento fijando la tela al travesano trasero inferior.

Se atornillan y se encolan los dos marcos al mismo tiempo. Si una pieza queda superpuesta a otra, entre la inserción y extremo de la primera se dejará una distancia equivalente a la sección de los maderos.
Recordar: que para que queden ocultas as cabezas de los tirafondos hay que respetar el sentido del atornillado. Para alojar las cabezas se realizan previamente los taladros.

Como lijar la madera

Lijado previo.
Se realizará siempre con la ayuda de un taco de lijar. Una base de corcho o de espuma en el taco permitirá un buen asentamiento del papel abrasivo. Existe una gran cantidad de granulaciones que permiten conseguir los apomazados deseados.
La granulación viene indicada por una numeración situada en el dorso de los papeles. Si éstos son bastos desgastan mucho más que los medios o los finos. Es preferible utilizar estos dos últimos, salvo que sea necesario obtener un gran desgaste. De todos modos, conviene realizar siempre el acabado con papel fino. Se debe lijar siempre en el sentido del veteado, realizando gestos continuos y amplios a toda la anchura del madero.

Como cortar madera con una sierra

Apuntado y guiado de la sierra.
Se fija lo mejor posible la pieza que hay que aserrar, procurando que el trozo más pequeño apenas sobresalga del tornillo o mordazas en que se sujeta el madero. Se apoya el pulgar en el trazo para que sirva de guía a la hoja de la sierra y, manteniéndola con una inclinación de unos 30°, se tira hacia sí. Se repite esta operación dos o tres veces. A continuación se asierra sin perder de vista la línea de corte, procurando que no se produzcan desviaciones. Al llegar al final del corte se procede con pequeños golpes pues de lo contrario podrían producirse desgajamientos en las fibras de la madera.

Algunas recomendaciones:
Se puede evitar gran parte del trabajo de aserrado comprando el mayor número posible de piezas cortadas a medida.
Es conveniente lubricar la sierra e introducir cuñas en el corte ya realizado para evitar que la hoja pueda quedar bloqueada.
Si se nota una desviación en el aserrado se dobla ligeramente la hoja en dirección opuesta, de modo que se reintegre a la línea de referencia trazada anteriormente.

Corte a inglete.
Los cortes a 45° se consiguen mediante la caja de ingletes, gracias a la cual se pueden obtener uniones impecables. Ésta constituye un utensilio práctico para todo bricolador, barato y fácilmente localizable en cualquier establecimiento.

Aserrado de la madera

Aserrado de la madera.
Hay que procurar seguir el trazado desde la parte externa de la línea. Si el trabajo requiere mucha precisión hay que prever una pérdida de madera correspondiente a algo más que el grosor del triscado producido por el serrucho empleado.

Es muy importante la posición del cuerpo en el aserrado, ya que éste debe poder realizarse con agilidad en los movimientos de vaivén de la hoja de la sierra; la forma más indicada de hacerlo es ejerciendo fuerza durante la penetración de la hoja y recuperándola sencillamente mientras se realiza el movimiento inverso.

Problemas de trazado en la madera

Problemas de trazado.
Hay ciertas piezas de madera que, debido a su dimensión y su forma, ofrecen algunas dificultades para el trazado de líneas. Si la pieza que se tiene que marcar es superior a las dimensiones de la regla o cartabón, se marca en primer lugar una distancia determinada a partir de cada extremo. A continuación se determina la distancia resultante entre ambas marcas; esta distancia sumada a las anteriores, nos dará la distancia total.
La división de un tablero en partes iguales puede resultar una operación complicada cuando la dimensión total Si la anchura de las piezas lo permite se podrá utilizar el gramil para realizar este trazado.

Conviene recordar, antes de empezar el aserrado, que al efectuarlo se producirá una pérdida de madera (alrededor de 1,5 mm para cualquier serrucho normal). Hay que tener en cuenta, por lo tanto, esta pérdida, pues de lo contrario resultará prácticamente imposible conseguir listones de la misma anchura o grosor.

Consejos para el clavado de madera

A. Se elige un clavo tres veces más largo que la pieza a fijar. Se clava la pieza más delgada sobre la más gruesa.

B. En trabajos que no exijan especial esmero se remachan las puntas que asomen; la unión será más resistente.

C. El clavado en sesgo es la mejor manera de unir dos piezas con ensamblaje de ranura.

D. Si las-piezas van unidas a tope, se clavan las puntas en sentido oblicuo.

E. No conviene hincar varios clavos en la misma línea de veta, ya que se podría rajar la madera.

F. Para evitar que la madera se raje se coloca una pieza un poco más larga; una vez clavadas las puntas, se corta el excedente.

G. Cuando se procede al clavado se coloca una pieza debajo de las superficies a unir para evitar que los extremos de los clavos se doblen.

H. Las puntas pequeñas se hincan sirviéndose de un trozo de cartón.

I. Clavado disimulado. Se realiza una entalladura en la superficie de la madera con el formón y se encola después del clavado.

Confección de una mesa abatible

Una mesa abatible.

La confección de una mesa abatible requiere el empleo de unos materiales y accesorios muy sencillos, fácilmente loca-lizables. Con la mesa abierta, las escuadras quedan bloqueadas automáticamente obteniéndose una estabilidad suficiente para dos personas.
La mesa no ocupa espacio cuando no se utiliza. Esta cualidad es importante para una cocina de reducidas dimensiones. Pero si hay mucho espacio, la mesita en posición desplegada ofrece una buena superficie para colocar objetos diversos, como una cesta con frutas por ejemplo.
Esta mesa está recubierta de estratificado o plastificado resistente al calor. Por lo tanto, se puede poner encima una cafetera sin correr el riesgo de dañar el revestimiento. Por otra parte, no exige cuidados especiales.

Aunque en este caso sirve para tomar el desayuno, podría utilizarse también como superficie de trabajo, en cualquier momento, quedando plegada cuando no interesa. Si los dispositivos están sólidamente fijados al muro resistirán un gran peso como, por ejemplo, una máquina de coser antigua. Conviene, pues, elegir bien la manera de fijación de las escuadras para que no se salgan de sitio al apoyarse sobre el tablero o al colocar un gran peso.
En todas las ferreterías y tiendas de bricolaje se podrán hallar escuadras iguales o parecidas a las empleadas para esta mesa plegable.

Como afilar bien los formones

Afilar bien los formones.
Sostén la hoja del formón en el ángulo correcto y muévela hacia adelante, ejerciendo cierta presión, y hacia atrás, aflojando, a lo largo de toda la piedra de aceite.
Vigila que el filo no pierda su perpendicularidad respecto al eje de la hoja. Cada pocas pasadas desliza la yema del pulgar por el reverso de la hoja para comprobar al tacto si aparece alguna rebaba, y, si es así, elimínala frotando el reverso de la hoja horizontalmente contra la piedra. Repite el proceso y procura terminar con unas pasadas de la herramienta en un asentador de cuero.

Mejorar los nudos de la madera

Mojar los nudos.
Cepillar tablas poco gruesas que tengan muchos nudos o que, aun teniendo pocos, éstos sean muy gruesos, puede suponer un cierto peligro, porque los nudos tienden a romperse. Para evitar que esto suceda, mójalos ligeramente antes de empezar a trabajar.