Entradas con la etiqueta ‘brochas y rodillos’

Limpiar brochas

Limpiar brochas y pinceles.
1. Antes de utilizar una brocha, recuerde: no sumerja por completo los pelos. Esto le evitará muchos problemas.
2. En primer lugar, deshágase del máximo de pintura trotando la brocha (rodillo o pincel) en el borde del bote.
3. Frote vigorosamente la brocha contra un periódico o un trozo de madera aglomerada. Esto la limpiará.
4. Sumerja cuidadosamente la brocha en el disolvente apropiado. Lávela después con agua corriente.
5. Lávela varias veces con agua y jabón para acabar de limpiarla. Ayúdese frotando vigorosamente con los dedos.
6. Extraiga el agua secando los pelos sin despeinar la brocha. Cuando estén secos, guárdela con un elástico.
7. Si no encuentra disolvente, utilice dilu-yente que corresponda con el tipo de pintura en cuestión. Deberá de realizar al menos diez inmersiones en diluyente antes de poder lavar la brocha con agua y jabón.
8. Las brochas de paleta retienen más pintura, con lo que economizará disolvente si no las utiliza con pinturas a base de agua o que necesiten detergente para limpiarlas.
9. Los rodillos se desmontan para poder lavarlos, y tienen un cuerpo flexible para tacilitar esta operación.