Entradas con la etiqueta ‘catalogo de clavos’

Clavos y puntas de uso corriente

Punta de cabeza plana y estriada:
De uso frecuente en carpintería y embalaje. Su gran cabeza, aunque poco estética, garantiza una buena estabilidad. Tiene tendencia a rajar la madera.

Punta de cabeza ovalada:
De uso corriente en carpintería y ebanistería. Si este clavo se hinca en el sentido de la fibra de la madera, resultará improbable que ésta se raje.

Punta de cabeza reducida:
Muy corriente en ebanistería y carpintería en ciertos países europeos. Se puede botar su cabeza y rellenar el agujero con masilla.

Punta cónica:
Más corriente y más generalizado que el anterior, desempeña las mismas funciones y suele utilizarse asociado con encolado.

Clavo de gran cabeza (para tejados de pizarra o fibrocemento):
Sirve para fijar placas de fieltro, para placas de tejados, alambradas, postes, etc. Suele estar galvanizado para resistir la intemperie.

Clavo de parquet:
Se suele utilizar para fijar las tablas o placas de parquet y para entarimados. No raja la madera.

Punta de vidriero:
Clavo carente de cabeza; se emplea para retener los vidrios en los marcos así como para fijar el linóleo. No engancha si se hunde suficientemente.

Punta de acero (spit):
Clavo de acero templado. Se emplea en albañilería y carpintería de montaje.

Punta para tablero de fibras dura:
Debido a la forma especial de su cabeza, ésta penetra fácilmente en el tablero de fibras, pudiéndose recubrir con masilla.

Tachuela de cabeza decorada:
Tachuela de cabeza decorativa, empleada en tapicería y para ocultar las cabezas de las tachuelas negras.