Entradas con la etiqueta ‘como decorar candelabros’

Como hacer un candelabro

Cuidado con lo que tira.

En el artículos anteriores, le sugerimos la idea de hacer un acuario con un viejo televisor. En este caso le sugerimos otro práctico y decorativo elemento para embellecer su hogar con originalidad utilizando restos de madera y retales de tubo de cobre. No olvide que de su imaginación pueden surgir ideas muy interesantes, aprovechando materiales de deshecho, por lo tanto ¡cuidado con lo que tira!.

La iluminación de antes.
Candelabro al gusto de ahora.

Con los materiales mas inverosímiles podemos conseguir resultados tan sorprendentes como este. ¿Quién si no, iba a pensar, que de unos simples tubos de fontanería podía surgir un candelabro majestuoso para decorar un rincón aburrido de nuestro hogar?

Los materiales, restos de madera y tubo de cobre, dan un combinado sorprendente y original. La base de este candelabro consiste en un hexágono al que taladramos tres agujeros en los que se apoya toda la estructura. Para la estabilidad de toda la figura, acoplamos dos pequeños hexágonos, que están a su vez taladrados para dar paso al cobre. Estas pequeñas bases podrán ser luego motivo de estanterías si así lo deseamos. En la cúspide de la construcción, nos encontramos con las palmatorias, que para no romper con el diseño en conjunto, sus bases son también en hexágono. El tubo de cobre se expande ma-jestuosamente para abrir más brazos y aportar a este candelabro más soportes para velas, o tal vez, como veremos más adelante, bombillas en forma de estas últimas.
Los restos de madera podemos recortarlos con una simple sierra de calado. Hay que tener en cuenta que la forma geométrica de dichas piezas puede ser de nuestro gusto personal, así podrán ser redondas, triangulares, cuadradas,… no hay límite. En la lista de materiales y dibujos podrá encontrar las medidas para seguir el paso a paso, pero todo siempre puede ser modificado, adaptándolo a nuestras necesidades.
El cobre no es difícil de encontrar, ni tan siquiera de trabajar, bastará un simple doblatubos para darle la forma. El acabado de tan majestuoso candelabro es sencillamente varias capas de barniz para la madera, y para el tubo de cobre un pulido para dejarle al tacto suave y limpio. Otra opción sería pintar estas piezas, bien la madera o el cobre, bien ambas en distintos tonos; sorprenda en su casa de lo que realmente puede llegar hacer. ¡Animo!

Pasos:
La pieza B tiene la mism forma que la A con las d ferencias de cotas que s indican en rojo. El espesor de la pieza , es de 40 mm, el de la pieza B de 20 mm y el de la pieza C de 20 mm.

1. Para la base necesitaremos trozos de madera de 40 x 40 centímetros, en la que dibujaremos el diseño escogido. Este puede ser un triángulo, un cuadrado, un círculo o como en nuestro caso un hexágono, sin descartar cualquier figura geométrica que se nos ocurra.
Hemos trazado el círculo con el compás y ahora con la regla de ángulos trazaremos los radios que nos darán los lados del polígono.
2. El taco de madera es listón preencolado con un grosor de 4 cm. Para darle un aspecto mas estético a nuestro pentágono ba se, le vamos ha quitar de todo su perímetro -en la cara inferíor una tira de un centímetro como se aprecia en la fotografía.
3. Otra solución para darle aspecto de escalón a la base; sería pegar a un taco de madera de 3 cm de espesor, otro cm, y conseguiríamos el mismo efecto si no disponemos de una sierra circular.
4. Los dos soportes interme dios han de tener la misma gura geométrica que la base. En ellos han de ir taladrados los agujeros por donde introduciremos el tubo de cobre. Conviene que este taladro sea lo más ajustado posible con el fin de que se sujete por sí mismo en el lugar al que va destinado, en el centro de la columna, aunque de todas formas para fijarlo completamente bastará con un poco de cola.
5. Unos hexágonos más pequeños serán a su vez la base de las velas. Si trazamos las diagonales conseguiremos sacar el canto exacto para el taladro por donde se introducirá el tubo de cobre y quedar de esta forma sujeto a la columna. Igual que anteriormente conviene que el agujero sea lo más ajustado posible al tubo.
6. Dejamos los hexágonos por un momento y cambiamos de figura para hacer un círculo que será en el que introduciremos la vela. Para cortar este círculo se empleará una sierra de corona. Como todas las velas tienen diferente grosor nosotros nos apañaremos con un calado de 20 mm y ajustaremos la vela que siempre será más sencillo.
7. Nos dedicamos a continuación a cortar el tubo de cobre para el que bastará con una simple sierra de arco. Por el contrario existe una herramienta específica para este menester, que deja cortes limpios con un mínimo esfuerzo.
8. Para los brazos del candelabro necesitaremos un dobla-tubos, ya que de otra manera resultaría laborioso hacer este doblez, aunque no imposible. Por ejemplo si llenamos el tubo de tierra y nos ayudamos de uno más grueso para hacer palanca, se termina dando forma al tubo. La ventaja de esta herramienta es que conseguiremos curvas completamente exactas.
9. Un taladro de columna nos será muy útil para calar el tubo de una manera uniforme. La broca a emplear ha de ser de metal, sin embargo conseguiremos mejores resultados si ésta tiene un recubrimiento de titanio.
10. El brazo del candelabro se soldará mediante un soplete en la forma tradicional. No conviene que sobresalga estaño en exceso pues más farde nos lo tendremos que retirar para que no quede antiestético y lo haremos cuidadosamente para no rayar el cobre.
11 y 12. Para conseguir que el cobre brille y tenga un aspeto atractivo, frotaremos torio él con un estropajo de aluminio de doble 00, y a continuación con otro de triple 000. Este último nos dará un acabado realmente espectacular.
13. El detalle que se aprecia en la fotografía, consiste en colocar un tapón en el extremo interior del brazo. El hecho de que esta pieza no se suelde tiene como motivo acceder al interior del tubo por si en un futuro queremos transformar el candelabro de velas naturales, por otras eléctricas.