Entradas con la etiqueta ‘construccion muros de ladrillos’

Construcción de un muro en ángulo

Construcción de un ángulo.

Terminología • Diferentes clases de aparejos • Composición de los morteros • Implantación y referencias • Construcción del ángulo • Construcción de muros.

Hemos visto anteriormente cómo se pueden colocar los ladrillos de una manera rápida y eficaz. Ahora convendrá familiarizarse también con las diferentes maneras de disponer los ladrillos, es decir los aparejos. Pero antes será conveniente recordar un mínimo de terminología.

Terminología y aparejos
Durante la erección de un muro es necesario partir cierto número de ladrillos a una medida determinada, de este modo se consiguen trozos que son mitades, tercios y tres cuartos de ladrillos. Así, para la construcción de ángulos reforzados, se emplean ladrillos cortados por la mitad en sentido longitudinal (algunas fábricas sirven directamente estas piezas).
El ladrillo se puede colocar de varias maneras. Si se coloca de modo que se vea el lado más largo se habla de aparejo a soga. Si, por el contrario, se ve el lado más pequeño se dice que el aparejo está a tizón.

Todos los ladrillos se colocan, pues, de acuerdo con un aparejo específico que proporcione una uniformidad a la construcción y al mismo tiempo unas garantías de estabilidad y de repartición de las cargas.
Generalmente no se suele superponer un ladrillo exactamente sobre otro sino que, por el contrario, se procura escalonar las juntas. Todos los aparejos respetan esta ley.

Aparejo a soga. Es la disposición más simple y la más corrientemente usada para la construcción de paredes de la anchura del ladrillo (unos 11 cm). Las hiladas sucesivas se van desplazando medio ladrillo respecto a la anterior y los únicos cortes que hay que efectuar son precisamente de mitades. Cada metro cuadrado suele necesitar alrededor de 50 ladrillos.

La calidad de la ejecución de un ángulo y la regularidad de los ladrillos y de las juntas (alineación horizontal y vertical) determinan la solidez de la obra.