Entradas con la etiqueta ‘instalacion electrica de una cocina’

Colocación una toma para una cocina

Localización de la toma de corriente.
Una toma para una cocina suele colocarse a unos 300 mm sobre el nivel del suelo y junto al aparato para poder intervenir en caso de urgencia.
Existen diferentes modelos de tomas de corriente (según la utilización y la intensidad). Las bases de una toma de corriente podrán empotrarse o colocarse superpuestas en la pared. Las hay fabricadas en material aislante o con metal protegido contra los golpes. Conviene adoptar un modelo que esté en función de su emplazamiento y de los riesgos que haya que evitar.

Caja de empalme.
Para facilitar el desplazamiento de la cocina para limpiarla, fregar la superficie que ocupe o realizar su mantenimiento, el extremo del cable próximo debe formar un rizo que, en la mayoría de los casos, podrá descansar sobre el suelo.
Si se opta por este sistema de instalación, será indispensable contar con una caja de empalmes provista de bornes de empalmado, de los que se podrá desconectar la cocina en caso necesario. Este procedimiento no se utiliza generalmente. Las ventajas de conexión y desconexión mediante una toma de corriente (base de enchufe y clavijas) son evidentes y, por otra parte, no se requiere un cable muy largo para ello.

Cocinas bimodulares.
En las reglamentaciones actuales de muchos países relativas a las cocinas modulares de dos elementos, se especifica que los módulos (es decir, el horno y la placa calefactora) deben ser considerados como dos aparatos. Pueden empalmarse en un mismo circuito si las intensidades son compatibles con la alimentación existente o con la realizada.
Por tanto, el horno y la placa calefactora pueden estar conectados en una misma toma. La sección del cable que conecte los aparatos con la toma de corriente debe ser igual a la de los conductores de la línea que la alimenta.