Entradas con la etiqueta ‘lamparas fluorescentes’

Lampara incandescente

La iluminación: Otras lámparas incandescentes.
Las lámparas incandescentes han evolucionado mucho desde el día que T.A. Edison encerró un hilo de alambre muy resistente en una ampolla libre de oxígeno.
Se varió la longitud, la dureza, el espiralado del hilo y se fue ganando en intensidad luminosa y en duración de la lámpara. Hoy, una común, con filamento de tungsteno, brinda unas 1.000 horas de funcionamiento sin quemarse y con pérdida escasa de brillo. El choque entre el frío del apagado y el caliente del encendido, les acorta la vida, pero aún así son más resistentes que antes.
Otras variaciones pasan por la forma de la bombita. Una pera, un globo, una vela, una gota, son imitadas una y otra vez. El fin es el mismo, iluminar, pero los cambios responden a necesidades decorativas y de direccionamiento de la luz. Para lograr esto se introdujeron variaciones en el interior de la ampolla: anillos reflectores, paredes de vidrio coloreadas o espejadas,etc.

Reparar lampara

Reparar la vieja lampara.
Así como desde la antigüedad se definió al hombre como la medida de todas las cosas y desde que nos paramos en dos palas no dejamos de establecer medidas y cuantificarlo todo; no es menos cierto que somos la máquina más perfecta de guardar cosas. Útiles o inútiles, no tiene importancia. Que hay personas más conservadoras y guardan todo y otras que son más propensas a tirar. Pero la verdad es que a todos nos sucede un día. encontrarnos con cosas que por alguna razón práctica o sentimental dejamos arrumbada en alcún rincón.