Entradas con la etiqueta ‘preparacion mortero’

Como hacer un mortero

Composición del mortero.

El mortero es el material que sirve para recibir y unir los ladrillos. Está constituido por un aglomerante (cemento o cal), un árido fino (arena) y agua. Es preferible emplear arena de río. En su defecto podrá utilizarse arena de mar lavada -o bien arena de cantera una vez eliminados sus componentes arcillosos.
Lo más importante para todos los morteros es realizar las mezclas en las proporciones precisas y constantes durante toda la obra. Si no se observa dicha regla a rajatabla se producirán grietas cuando empiecen a contraerse los materiales al perder el agua. Por otra parte, se producirán manchas de diferentes tonalidades.

Cuando se trata de trabajos ordinarios, la relación de proporciones es la de 4 volúmenes de arena por 1 de cemento. Pero se puede alterar esta mezcla según el tipo de trabajos que se quieran realizar. Conviene asesorarse con un profesional o el suministrador de materiales para la construcción, quienes podrán aconsejar en función de los ladrillos usados, del tiempo reinante y de las normas de cada lugar.
El grado de humedad de un mortero se comprueba apretando la superficie del mismo con la paleta. Si la huella dura un minuto o más, el mortero tiene la consistencia adecuada. Si los bordes se desmenuzan alrededor de la huella el mortero está demasiado seco, y si se llena de agua, el mortero está demasiado húmedo, consecuentemente se tendrá que añadir agua o cemento y arena en cada caso.
El agua es la que confiere a un mortero el fenómeno de fraguado. Cuando se prepara una mezcla es muy importante emplear agua lo más pura posible (agua de fuente o de río). El agua de lluvia o cualquier otra agua que pueda contener impurezas ocasionará la disgregación del mortero.