Entradas con la etiqueta ‘tacos de pared’

Como poner un taco de pared

Principios de aplicación.
Antes que nada hay que realizar un agujero en el material y en el sitio donde se quiere obtener la fijación. Este agujero no sólo debe siluarse con toda precisión en el punto escogido, sino que también conviene que tanlo su diámetro como su profundidad correspondan a las dimensiones del taco que se utiliza.
■ Conviene tener en cuenta el soporte sobre el que se quiere lograr la fijación para poder elegir así el tipo de taco más adecuado.
El agujero:
■ El instrumento más adecuado para lograr un buen alojamiento es una taladradora dotada de limitador de profundiza-ción (ajustado según la longitud del taco), a la que se incorpora una broca adecuada para atacar el material en que se actúe. Sobre materiales pétreos se emplea una broca de metal duro y, preferentemente, una máquina provista de percusión.
■ Marcar con una cruz el centro de perforación. Si se trata de un material duro, producir con un gramil o punzón un hueco o desportillado.
■ Después de graduar el limitador de profundidad de la máquina a la longitud correspondiente al taco, apuntar la broca, manteniendo la taladradora perpendicular a la superficie. Evitar desviaciones durante el taladrado para que no se produzca una conicidad.
■ Cuando hay que realizar un agujero grueso, proceder en dos taladrados sucesivos, de menor o mayor calibre. Por ejemplo, para un taco de 10 mm de diámetro emplear primero una broca de 4 a 5 mm y luego la definitiva de 10 mm. Esto es aconsejable siempre que el soporte principal sea pétreo o muy duro.
■ Hecho el agujero, eliminar el polvo que haya quedado dentro. Para ello, usar preferentemente un aspirador. Luego, insertar el taco de modo que sus bordes queden enrasados con la superficie.
■ Introducir el tirafondos y hacerlo girar con las manos hasta encontrar cierta resistencia. A continuación actuara fondo, asegurándose de que el taco no siga el giro del destornillador y haya quedado asentado.