Entradas con la etiqueta ‘tornillos para madera’

Diferentes tipos de tirafondos y su empleo

Tirafondo o tornillo de cabeza fresada:
Se usa para trabajos generales de carpintería y ebanistería. La cabeza se encaja y queda enroscada en la superficie de la madera.

Tirafondo con entalladura cruciforme:
Se usa para trabajos corrientes de carpintería y ebanistería. Requiere un destornillador especial que encaje en su entalladura.

Tirafondo de cabeza de sebo o de lenteja:
Sirve para placas y otros accesorios decorativos con alojamientos avellanados. La cabeza permanece visible.

Tirafondo de cabeza redonda:
Se emplea para unir entre sí elementos que no requieren un empotrado avellanado.

Tirafondo con cabeza postiza:
Se emplea para fijar espejos y cristales especialmente en cuartos de baño. El casquete cromado o esmaltado se atornilla en un agujero roscado en el centro de la cabeza del tirafondo.

Tirafondo de cabeza cuadrada:
Tirafondo original, utilizado desde antiguo; se necesita una llave para apretarlo. Facilita la unión de grandes piezas o de materiales pesados con la madera.

Tirafondo doble o de clavija:
Sirve para unir de manera invisible dos piezas de madera.

Tirafondo autorroscante o tornillo Parker:
Se emplea para la fijación de chapas y placas metálicas delgadas así como de material plástico. Este tirafondo se abre camino por sí solo; su cabeza puede ser de diferentes formas.

Tirafondo para aglomerado:
Se emplea para trabajos con aglomerado y productos derivados del mismo. Es necesario taladrarlo previamente.