Entradas con la etiqueta ‘maderas para muebles’

Cómo escoger madera sana

Carpintería fácil.
Cepillar, afilar, cajear, colocar unas bisagras…
Te mostramos sencillos pero infalibles métodos para que te sea muy fácil hacer todos estos trabajos.
Cómo escoger madera:
• Al adquirir madera se debe tener en cuenta que las piezas no presenten desperfectos. Deben estar bien secas, pues muchos alabeos o agrietamientos provienen de la fase de secado, y hay que observar bien zonas oscurecidas, cantos o caras con deficiencias, etc. para desechar las que no estén en perfectas condiciones.
CANTOS IRREGULARES:
Las piezas pertenecen al extremo del tronco próximo a la madera en desarrollo, lo que le confiere menor calidad.
NUDOS:
Vivos o muertos. Es donde se encontraba el nacimiento de una rama. Si está muerto, se desprenderá. Si está vivo, suelta resina e impide que actúe el pegamento o el barniz en esa zona. Lo mejor es, si ves que el nudo está agrietado, rebanarlo para quitarlo y colocar en su lugar una pieza redonda de madera para rellenar el hueco.
CORAZÓN DESCENTRADO:
Se da en árboles que han crecido en pendientes acusadas, o en lugares con mucho viento.
DESOLLADURAS:
Si el desollado no es muy profundo, es susceptible de arreglarse aunque quede posteriormente la cicatriz.
HENDIDURAS DE COPA:
El secado interior de la madera se ha producido mucho más rápido que en el exterior. Para utilizarla, deberás prescindir de la parte que ha sido afectada.
GRIETAS EN LAS CABECERAS:
Se suele dar cuando se   ha secado la madera en un proceso demasiado rápido.
ALABEOS:
Son tablones que no están planos, sino retorcidos. Se han alabeado en direcciones distintas y son inservibles.