Entradas con la etiqueta ‘reparaciones de fontaneria’

Reparaciones de plomeria

A propósito de reparaciones:
estas llaves son delicadas por naturaleza. Cuando el agua empieza a salir hacia abajo y ofrece dificultad para subir a ‘la ducha, lo primero que se nos ocurre es apretarla con fuerza. Asi una y otra vez hasta que se rompe. Lo mejor es reparar inmediatamente para evitarnos males mayores. Muchas veces convendrá cambiar íntegro el vastago. Si la grifería es de marca conocida y nacional, se consigue sin dificultad.
La tendencia actual, y a tener muy en cuenta, es utilizar llaves de transferencia exteriores que permitan reparación o cambio sin complicaciones (rotura de azulejos o cerámica, corte en las paredes, etc) Hay fabricantes que han diseñado y comercializan adaptadores para acoplar sin mayor dificultad las nuevas griferías.
Por último hay llaves mezcladoras que incorporan el sistema monocomando, igual que en las de pileta de cocina y lavatorio. Este sistema novedoso será tratado en próximas fichas.
Un modelo exterior, novedoso, que tiene llaves de agua fría y caliente casi convencionales y deriva mediante un émbolo el agua a la bañera o a la ducha. La transferencia se produce subiendo o bajando el botón central.
No confundirse: la llave mezcladora no está presente en la foto. Puede ser cualquiera que mande el agua a la base de la flor.
Este artefacto es un suplemento que se agrega en el caso de querer tener en el baño una ducha fija, convencional, y también una de tipo teléfono para guiarla a las zonas del cuerpo que uno desee. La varilla-pistón es la que dirá por dónde debe salir el agua pero nunca nos ayudará a elegir la temperatura deseada, ese trabajo lo hará la mezcladora.

Cambiar la junta de una válvula esférica

1. Si el agua Huye con demasiada rapidez, se debe generalmente a que la válvula esférica de la reserva de aqua fría falla.
2. Cierre el grifo de alimentación de la reserva. Generalmente se encuentra debajo de la fregadera.
3. Quite el doble pasador que mantiene el brazo cilindrico en su sitio. Levante el mando y, en el caso que lo haya, el capuchón.
4. Con la ayuda de un destornillador colocado en la ranura, levante el pistón empujando la válvula. ¡No deje que se caiga en el depósito!